12.7.12

Nunca podrán sacarlo de raíz.


Por una grieta que en mi alma impera,

Salen volando los  recuerdos, bastos.

La infancia escolar en bailes de primavera,

Las caricias ofrecidas  a mis gatos.



La violenta tolvanera una tarde de abril,

La caída de un árbol que me abrazó en sus ramas,

La cajita hecha con palos de madera,

La generosa sombra de las jacarandas.



Las lluvias por la tarde, veraniegas,

Los arduos esfuerzos por el reconocimiento,

La sonrisa complacida del maestro,

Las buenas notas que coronan los esfuerzos.



El juego bajo la lluvia y sobre un patio mojado,

La mirada furtiva al compañero hermoso,

Las hojas en el suelo que al crujir han provocado,

Latido de los primeros impulsos del deseo.



La pugna del dolor de no ser bella,

Y el gancho al corazón de no ser tonta,

La fuerza en mi interior de defender

La individualidad de mis ideas locas.



El  reconocimiento del papel en blanco,

La iniciativa de plagarle de mis dudas,

La salvaje comprensión de un universo,

Expandiéndose al paso de una pluma.



El placer de usar la expresión escrita,

Sin restricción y sin remordimiento.

Llenar las hojas que a mis manos llegan

Con cada cosa que de mí voy descubriendo.



Ponerle música a mis pensamientos,

Bordar palabras que culminen versos

Abrir la boca cuando es necesario,

Porque el papel y yo nos entendemos.



Antología de un amor sin vacuna;

Que mis letras y mis hojas nos tenemos,

Pues saben bien que como yo ninguna,

Hace manchar de tinta sus adentros.




1 comentario:

LAGARTO dijo...

Antología de un amor sin vacuna;

Que mis letras y mis hojas nos tenemos,

KIDO soy y siempre sere tu pinche fan