1.4.11

Sé que gozas y me gusta.

Como una quinceañera, él decía sentirse,
Entrepierna húmeda y rubor ardiente.
Sus ojos no miraban otra cosa,
Que aquel puñado súbito de ideas.

Hacer el amor con la letra gustaba,
Releyendo las frases en silencio,
Y mientras su pasión se despertaba,
Ella en su ingenio se regocijaba.

Tenerle ahí alelado era su juego,
Pensando siempre que lo controlaba,
Y las tardes enteras se gastaban
Tirando de una cuerda imaginaria.

Y una ocasión él no estuvo presente,
Y a otra se le unieron más ausencias.
Y entonces… un día, él quiso conocerla;
Pero ella se negaba, perniciosa.

No sabe aún si era un temor fundado,
Su obsesión era no decepcionarlo.
¿Al conocerse acabaría el encanto?
¿Y si él salía por piernas disparado?

Ya no hay lecturas sucias en pantalla.
Ni raudos remolinos en el vientre.
Se detuvo la rueda en que giraron,
Sus mutuas sensaciones-perversiones.

Sabor, es lo que quedará entre ellos,
El que a cada uno el otro ha despertado.
Pero unidos estarán en sus recuerdos,
Por un lascivo y lúbrico pasado.



4 comentarios:

Joel dijo...

Excelso!!!

Suele pasar he.

Soy fan!!!

PsYcHe dijo...

Tantas cosas que pueden causar una serie de palabras bien ordenadas...
Desde una "lúbrica" conversación hasta un buen poema con inspiración.

Saludos Kiddo!

Jo dijo...

y me acorde de algo...

"Yo te pienso, te veo, te toco, te beso, gozo y comparto hoy como me siento...



tu erección, me gusta pensar en ella porque quiero pensar que me piensas" (...)

y sigo

LAGARTO dijo...

simplemente genial , KIDDO RULES