3.7.09

Y no ignoramos nuestros excesos.

Y el deseo de ayer noche
Se absorbió de pronto con el sol de la mañana.
Y esas manos que ayer vivas recorrían mi superficie,
Descansaban fatigadas sobre un desorden de almohadas.
Y mirarte a los ojos como anoche lo hacia,
Me pareció de día el peor de los absurdos.
Y tirada desnuda sobre el lecho sombrío,
Sintiendo una vergüenza que no venia ni al caso;
Comencé a preguntarme: ¿Será esto necesario?


4 comentarios:

LAGARTO dijo...

yo creo ke fue absurdo mirarlo la otro dia por que la magia ya se habia ido

Bob dijo...

Cuantas veces veremos la misma escena durante la vida, pero con diferentes personajes a nuestro alrededor.

Saludos buen fin de semana, con ley seca.

Jolie dijo...

.. eso es resaca

LAGARTO dijo...

hello kiddo solo pase saludar y decirte que te deje algo en mi blog