29.12.09

The Rise and Fall of Marianos Drag Queen Dreams

Extendió una vez más sus brazos al cielo coreando al igual que los demás a ambos lados suyos. Él, iluminaba el escenario, cantando un misterio con su excitante voz. Su ropa era un brillo incandescente complementado con plumas y lujosos accesorios. Se presento arropado en aquella actitud tan suave y a la vez, por la misma razón, tan irreverente y provocativa que a Mariano le fue imposible quitarle los ojos de encima. Faltaban solo un par de canciones más para que aquella increíble criatura abandonara el escenario envuelta en luces que emulaban una nave espacial, surcando el cielo de la pantalla gigante hasta perderse en el infinito de la imagen como un punto brillante más en el conjunto de constelaciones visibles en el último cuadro de la toma; Mariano lo supo mejor que nadie en el recinto, pues había asistido a todos y cada uno de los conciertos de aquel enigmático personaje. Las tres últimas canciones prácticamente lo dejaban en shock en cada uno de los recitales a los que asistió. Su figura temblorosa y en éxtasis era lo último que el acomodador del teatro había visto salir en las siete noches consecutivas en las que el nombre aquel brillara en marquesinas.


Mariano abría los ojos cada mañana con la sensación de que había soñado algo importante, sabía que lo recordaría como mucho a mitad de la mañana, quizá mientras tomaba el baño matutino antes de salir corriendo al trabajo, o en la cafetería en la que a veces hacía parada para comprar una sándwich y un café, o cuando subía las escaleras del edificio en el que tomaba su ruta del anaquel, lo mismo daba. Mariano repartía el material de trabajo a los maquileros que cosían para una tienda de ropa de bajo volumen. Era ropa exótica o estrafalaria, que generalmente se usaba en puestas en escena en teatros o para vestir a las bailarinas de espectáculos de bajo presupuesto y alto contenido erótico. Algunas veces en su hora de comida, cuando le tocaba recoger entregas de maquila terminada, Mariano hacia parada en un estacionamiento del Sams para comer algo rápido y que le sobrase tiempo suficiente para encerrarse en la parte trasera de la camioneta y probarse algunos de los diseños. Sus preferidos eran los que llevaban más bordados, lentejuelas, plumas, y colgantes.

A esta altura de su vida Mariano había dejado de preguntarse si era Gay, su vida esclava del trabajo y sus casi nulas relaciones humanas no le permitían sentar las bases suficientes para contestar una pregunta tan difícil. No era virgen, aunque la primera vez que tuvo sexo no le aclaro demasiadas dudas. Un día, hacía ya varios años, se le ocurrió meterse al ya inexistente cine Teresa, empezaba a sentirse incomodo con las imágenes que el proyector le estaba embarrando en la cara, cuando de pronto un apagón que nadie pareció notar le dejo a oscuras en la sala. Mariano no acostumbra recordar que aquella tarde perdió algo más que su virginidad, quedándose una semana completa sin apenas lo justo para comer y asistir al trabajo. Jamás entendió como es que no pudo moverse con las manos aferradas a la butaca, una vez que aquel peso le cayó encima con bajón de cremallera y atracón a sus partes pudendas de por medio. Todavía no se había recuperado del alivio que su cuerpo estaba sintiendo, le dio incluso apenas tiempo para rehacerse las ropas, cuando el regreso de las luces a la sala lo evidencio totalmente solo en la hilera de butacas de las cuales ocupaba un asiento. Más abajo vio algunas parejas que no tuvieron tanta suerte como el, y prefirió no mirar hacía arriba invadido de pronto por una sensación de suciedad y hastío al mirar dos lugares abajo a tres tipos toqueteándose la entrepierna. Se puso de pie y salio de la sala con la mirada fija en sus zapatos.

De tal manera que ahora Mariano no se hacía tantas preguntas. No tenía amigos. En el trabajo, después del saludo, pocas palabras cruzaba con el resto de los empleados. Cuando sentía necesidad de masturbarse, lo hacía y no pensaba en algo o en alguien en especial, tan solo en que lo necesitaba y nada más. Se podía juzgar a Mariano como un tipo insípido, raro y hasta apático; pero era otra cosa si a música se refería. Mariano tenía una pasión después de todo, tenía la discografía completa de Tom Myers, esa estrella del Glam de los setentas que había hecho las delicias de generaciones con su música innovadora e imagen camaleónica, digamos que había un Myers diferente para ubicar cada década que marcó con su presencia musical. Cuando Mariano escuchaba las canciones de Tom, entraba en un trance casi cósmico; y no había manera de que pasara un día sin que escuchara la voz del cantante, pegada a sus oídos de preferencia, con el volumen por todo lo alto.

La mañana número siete del sueño recurrente que Mariano no podía recordar, escucho en la radio la noticia de la presentación inminente de Tom en México, y no cabía de felicidad por haberse dado a la tarea de ahorrar durante todo el año la mitad de su sueldo religiosamente. Por fin había algo en este mundo, que lo hacía regalar sonrisas resplandecientes a sus compañeros de trabajo, finalmente, algunas de las mujeres que de cotidiano trataban con el hombre delgado y mal encarado que hacía el reparto, estaban notando lo simpático que aquel muchacho lucía cuando vestía de verde, de rojo o marino, dependiendo el día y la maquiladora en turno. Mariano llevaba cuatro semanas en éxtasis y dos de llevar religiosamente en su cartera su entrada a la única presentación que Tom daría en México. Qué gloria sería estar ahí, cantar todos los temas, llorar con los más emblemáticos, y con algo de suerte, si Tom se acercaba al borde del escenario, tocar su mano, sentir su sudor cayendo encima suyo (sí, su lugar era preferente). La fecha estaba próxima y Mariano se las había arreglado, aprovechando sus renovadas relaciones humanas para hacer perdedizas algunas prendas de las pacas del reparto, ya que con su recién estrenada sonrisa resplandeciente disuadió a las chicas que le recibían de no tomar nota del extravío. Con remedos de su propia ropa y de las prendas robadas ya se había armado su propio traje extraterrestre para estar totalmente a tono la noche del show.

Cuatro días antes del gran concierto Mariano volvió a tener el sueño. Todo era igual, excepto porque cuando despertó lloraba, lloraba inconsolable, como un niño. A su lado, Liliana, una compañera del trabajo que la noche anterior había insistido en invitarse a su casa y le había regalado la noche de pasión que le debía la vida desde aquella tarde en el Teresa, despertó al escuchar los sollozos y lo abrazo conmovida preguntando que sucedía. Mariano recupero el aplomo al verse reflejado en aquellos ojos cafés y envuelto por unos delicados y desnudos brazos. Aun conmovido le relato a Liliana el sueño que iba de lo fascinante que había sido tener aun en ese momento en la memoria cada noche de los siete conciertos de Tom a los que en su sueño había asistido, hasta la angustia de verlo tirado en el escenario con su traje de alienígena empapado en sangre, la gente corriendo a su alrededor. Solo en ese momento del sueño, cuando todos gritaban, Mariano notaba que no estaba en México, y que el resto de la audiencia que se arremolinaba en las salidas de emergencia lucían muy rubios y parloteaban su pavor en un inglés británico impecable, que Mariano había escuchado antes en películas en las que Tom había participado.

Liliana lo abrazo de nuevo y paso varios minutos recostada con la cabeza de él descansando en su pecho. Ya repuesto de la impresión, Mariano se levanto de la cama para ofrecer a su invitada un café. Su sonrisa era más amplia que la del día que supo que Tom vendría a México, y tarareaba alegremente "In your arms to night "(en la versión de Tom, por supuesto). Cuando él volvió a la habitación, Liliana, angustiada los miraba en turnos a él y a la pantalla del televisor, que en su ausencia había encendido. Mientras tanto, Mariano escuchaba una voz impactada , casi al borde del llanto, proveniente del mismo televisor:

“Es una pena que a unos cuantos días de su presentación en México sucediera esta desgracia tan lamentable, justo al finalizar el último de los siete conciertos que daba en Londres, la noche de ayer, una persona no identificada entre los asistentes se acerco disparando a Tom Myers arrancando con ello su vida y de paso la de otros dos músicos que lo acompañaban en el escenario, entre la confusión que se armo al escucharse las detonaciones, el asesino logro escapar. Scotland Yard esta llevando a cabo”…

Liliana apago el televisor en ese instante, las tazas de café que Mariano hasta hacía un rato sostenía en sus manos, estaban tiradas y rotas con el liquido oscuro resbalando por el piso de la habitación, formando en la mente de Mariano una alegoría entre la ultima imagen que vio en el televisor y la mancha de café que lentamente se expandía ante sus ojos. En sus mente aun bailaba la última imagen que logro captar antes que Liliana apagara el televisor. Myers tirado en el suelo con su traje de alienígena empapado en sangre.

Durante las siguientes semanas a Mariano le quedaron claras tres cosas. Una. Demasiado tarde, comprendió que aquel sueño recurrente era un sueño premonitorio, pero, aun de haberlo comprendido a tiempo, ¿Qué rayos habría él podido hacer al respecto? Dos. Definitivamente no era Gay. ¿Es demasiado tarde darte cuenta de eso a tus treinta y seis años? ¿Quién lo sabía? Lo único cierto, es que mejor era saberlo ahora que nunca. Y tres. Liliana lucia bellísima la tarde en que fueron a comprar una cama Queen size con el dinero que le devolvieron a Mariano de la entrada al concierto de Tom, y de la cual por cierto, le permitieron conservar el ticket. Contrario a lo que se podría suponer, Mariano no enmarco el ticket, ni lo guardo en una caja de zapatos por los siglos de los siglos. Liliana aun lo conserva en su poder con una pregunta al anverso escrita de puño y letra de Mariano:

¿Podría tener la fortuna de que me permitieras ver esos hermosos ojos cafés todas las mañanas mientras te hago el amor?




22.12.09

A love supreme.


Madre, si no soy hija del rey,
¿Cómo esperas que yo herede la corona?
El hijo de tu rival, es igual a su papá
¿Y yo que puedo hacer por ti mamá?

Engañaste al máximo poder
Pero no hay nada que se pueda hacer
Confundida te preguntas ¿cómo sé?

Le abriste tus puertas una noche al rey,
Pero aquella noche ya con él te compartí,
Él entre tu cuerpo, yo dentro de ti.

Para poder llamarme "tu princesa",
Tuviste que matar a quien amabas.

Y te quedaste sola para siempre,
Con tal de renombrarme” tu fortuna”.

Madre, el rey jamás volvió a tocarte.
Madre, ¿por qué a mi padre asesinaste?

Tu ambición te ha partido la piel,
Porque cada noche tú sueñas con él.
Te escucho entre sueños gemir tu pasión,
Y al despertar lloras pidiendo perdón.

Qué suerte que jamás pasaste noche con el rey.
Que suerte que jamás testifico tu confesión.
Madre, ¿dónde está tu corazón?
Madre ya no alcanzo sucesión.

En una encrucijada, madre estoy.
Entre madre y majestad me divido con temor.

¿Qué puedo hacer si yo también le amo a él?

Una tarde de verano por mi puerta traspaso.
Mi escuálida desnudez de adolescente sorprendió,
Prodigándome a mí misma mi inicial masturbación.

Petrificado el reflejo de su rostro tengo aún.
A través de aquel espejo por un segundo le vi,
Pero antes que de la cama diera un salto magistral,
Al salir no había dejado un rastro su majestad.

En su mente y en la mía como a fuego se grabó,
La desnudez de mi cuerpo y de sus ojos la expresión.
El rey amaba a su hija, y ésta impostora cayó.
Rehuimos desde aquel día quedar a solas los dos.

Pero no me acuses madre de incestuoso proceder,
Yo ya sabía de antemano que mi padre no era el rey.
Y me angustié por la angustia de verlo palidecer.

Sus ojos y mi mirada se cruzan de vez en vez,
Y un suspiro dolorido hace su pecho crecer,
Y al momento que le suelta mi estómago siento arder,
Y en mi sueño ese suspiro yo quisiera retener.

Porque si cierra los ojos y entristece su actitud,
Yo ya siento que las piernas no me van a responder.

Madre, ¿cómo voy a hablarle de lo limpio de mi amor?
¿Tendré acaso que ocultárselo y guardarme mi dolor?
¿Cómo puedo ser tan cruel y permitir que sufra así?
Ni tampoco traicionarte, antes prefiero morir.

Madre, cuando esto leas ya no voy a estar aquí.
Di al rey que no fue su culpa, dile que rece por mí.
Inventa madre una excusa, no digas como morí,
Dile que mortal veneno por accidente bebí.
Pues no quiero que el rey sufra un solo día más por mí.

 

16.12.09

Elegía.

La sal del mar que quiso reclamarte,
Tengo en el paladar entrometida.
Intentando inundarme la mirada
En torrente de falsas esperanzas.

Hace falta decir que haces ya falta.
Que apenas hace un día que nos dejaste.
Y ya se caen las hojas de los árboles marchitas.

El final del otoño se une al tuyo.
Como el roble que has sido te recuerden.

Como quedo de triste el mobiliario,
Como te extrañaran tus instrumentos.
Hechos a tu rigor, a tus marchas forzadas.

Y el invierno apresurando su llegada,
Precedido por la gélida mañana.

En el llanto suspendido en mis pupilas,
Se contienen mucho más que pensamientos.
Y un puñado de adioses dolorosos,
De tus viudas y huérfanos amigos.

Aún sin resignación te despedimos,
Con nuestro corazón casi dormido.
Latiendo apenas en señal de duelo,
Guardándote un minuto de silencio.



9.12.09

To be free.


Big-Bang

Yo soy sexo
Soy la carne
Soy pecado
Soy la madre

Yo soy fin
Y soy principio
Soy tu fin
El precipicio

No debiste tocar
No, sin antes pagar
Deja de rogar
No vas a lograr

Porque soy perra
Soy peor que tu
Y que el resto
Soy más mal
Soy coraje
Y putrefacción

Soy el génesis
Soy útero
Soy la huella
Soy sombra
Estela

Soy cielo
Y luz
Agua
Reflejo

Soy tu dolor
Soy coraza
Anillo y dedo
Soy única
Infinito
Estrella
Soy piel
Arruga
Curvatura
Estepa

Soy lo que mas odias
Lo que más deseas
Soy tu desventura
Tu temblor de tierra

Yo no soy para ti
Ni para nadie
No existo, pero
Estoy en todas partes
Para seguirte
Para escaparme
Depende
De que quieras hacerme

Soy contradicción
Parábola
Mentira
Deja vu

No me busques
No me huyas
No me rompas
Ni destruyas

Soy una puta
Soy santa
Mártir
Demonio

Fui esculpida
Decantada
Creada
Concebida
Polinizada

Soy materia
No soy nada
Soy lo que buscas
Soy lo que odias

Soy amor
Deseo
Ternura
Odio


Soy parte de ti
Tú eres nadie
Yo soy nada
Somos aire








2.12.09

Es como volver a empezar.


Con el tiempo tantas bocas he besado
Y únicamente en la tuya he encontrado
El motivo que hasta hoy me había faltado
Para dar por terminado mi pasado

Quisiera saber más, y no se nada,
Sobre lo que ahora por tu mente pasa
¿Y como sabrás tu lo que yo pienso?
¿Debo hablar o callarme todo el tiempo?

Perdóname por irrumpir en tu vida.
Perdón por ser cobarde y quedarme siempre al margen.
Perdóname por llegar tarde.
Perdón por robarte un tiempo, que yo se que no es el mío.
Perdóname por querer ser parte de ti justo ahora.
Perdón por saltarme esta barrera.
Perdóname como nunca por ser yo.
Pero también perdón, por ser un poco tú.
Perdóname por iniciar este juego y no detenerme a tiempo.
Y es que sabes que no quiero detenerme más contigo.
Perdóname por no arrepentirme jamás de todo esto.

Perdóname sobre todo y en modo definitivo:

Porque ya no puedes pedirme que busque
Algo que se que no he tenido nunca
Lo supe en el momento en que pusiste
El espasmo de mi piel entre tu boca.



Remembranzas del pasado de lo que pudo haber sido y jamás se concreto. Con ésta canción y el recuerdo te digo adiós y te renombro pasado.Y como decía esa vieja canción "Thanks for the memory"

13.11.09

This night has opened my eyes.

Me habían dado todo. Era uno de los hombres más acaudalados de la región, la mujer que yo quisiera llevarme a la cama, caía como por hechizo entre mis sabanas. Y todo esto se lo debía al clan.

Pero yo tenía un número que presentar, debía cumplir mi misión hasta el final, no podía quedar mal con el clan, a menos que prefiriera perder la vida, aunque, perder la vida era lo de menos, comparado con la tortura intermedia que se acercaba cada vez que alguien desistía de continuar obediente a los lineamientos del clan.

Las deudas en el clan se cobraban puntualmente, y es por eso que yo tenía que llevar una doble vida. A pesar de que mis deseos de pasar todo mi tiempo con ella sobrepasaban mis capacidades, sabía que de abusar de su compañía la pondría en el mismísimo ojo vigilante del clan. Y de ningún modo estaba dispuesto a aceptar que ellos cobraran mis deudas con su vida.

Así que para ella, solo estaba cuando me era posible escapar del asedio de aquellos, y cada día en sus brazos valía los otros treinta sin verla.

Solo puedo pensar una y otra vez en el sol brillando sobre su cabello a contraluz. Recordando aquella tarde de la última vez que la vi. Yo, recostado sobre la cama, apenas abrí los ojos y el sol, eclipsado por la sombra de ella, esparcía suavemente unos furtivos rayos por el cuarto. Ella estaba de pie frente a mí, mostrando al exterior su espalda desnuda a través de la ventana. Una combinación de sombras danzaba sobre su rostro y solo sus ojos competían con la última luz del atardecer que la envolvía en su resplandor. Uno no podía sortear su destino una vez que se cruzaba la propia mirada con esos ojos, con la inmensidad azul de sus ojos, enmarcados casi siempre en la maraña de rojos rizos que le cubrían incluso parte de la espalda. Una hechizante combinación.

Recuerdo aun aquella noche última en nuestro lecho, la sensación de sus rizos deslizándose entre mis manos; como ríos de vino tinto derramados en las sabanas, postrados al fin sobre la cama enmarcando el pálido rostro. El olor a inciensos de la habitación, su embriagador perfume mezclado con los aromas de sus fluidos. La visión panorámica de su vientre mientras yo me bebía sus secreciones. El temblor de sus labios en el momento mismo de hacerme palpable en sus adentros, sus marinos ojos abriéndose inconmensurables en absoluta comunión con sus gemidos. Sus blancas manos aferradas a mis caderas, imponiendo el ritmo y la cadencia de mis movimientos. Su piel ardiendo desde dentro, consumiendo mis deseos. Su voz pidiendo clemencia, implorando unos segundos más de resistencia, apaciguando el ritmo feroz de mi cuerpo, prolongando a capricho nuestros placeres. La suavidad de su abrazo último, antes de cerrar los ojos y caer en un meritorio y profundo sueño. La maraña roja de rizos que deslice de su rostro para darle un último beso antes de irme.

El deseo a cada paso de regresar corriendo y quedarme a atestiguar el momento en que aquellas ojeras abrieran paso al hipnotizante azul de sus ojos. Así la recuerdo, así para siempre se grabó en mi memoria, su espalda cubierta tan solo por el rojo de sus rizos, una maliciosa sabana envolviendo sus caderas y alojada hábilmente en burdos pliegues en lo más alto del arco entre sus desnudas, suaves y largas piernas.

La última vez. La última, antes que la desgracia se apoderara de mi vida. Aun no sé como es que ella portaba la insignia del clan cuando hallaron su cadáver. No era la mía, no fue por mí que la encontraron. Ese ópalo en forma de calavera colgando de un lazo dorado, el inminente símbolo de pertenencia del clan. Cuatro días después de entregarles mi último sacrificio, ella apareció muerta. Su cuerpo mostraba señales de haber sido sometido a una tortura brutal, La encontraron desnuda en un callejón oscuro del pueblo, lo único que traía encima, además de recortes obscenos adheridos a la piel, era esa maldita piedra de ópalo en forma de calavera pendiendo de un lazo dorado. No puedo averiguar nada, sería delatarme ante ellos. Mi mente gira y gira, mi única manera de saber algo al respecto es hablando con él. Lo deje viviendo a tres casas de ella, le encargue sus cuidados, siempre me tuvo al tanto de ella. Siempre. Hasta que perdió la razón. Si él perdió la razón ante el hallazgo ¿Qué habría sido de mí al tener que presenciar esa escena desoladora de su cuerpo tirado ahí, inmóvil, sucio, roto? Es por eso únicamente que siento cierto alivio de no haber estado ahí para contemplar la ruina que de ella quedo.

He perdido todo. La única persona que he amado en mi vida no existe más, mi mejor amigo enloqueció y nada puedo hacer ya por él. El clan, que me lo dio todo, también se ha llevado todo, aun sin saberlo. Mi poder e influencias no me sirven ya de nada. Las riquezas que poseo no me satisfacen más. Esta noche el clan se reúne, al parecer una reunión extraordinaria, me lo recordaron por teléfono esta mañana. Coloco en mis manos la invitación que hace ya dos semanas reposa en mi escritorio. El lamentable estado nebuloso de mi cerebro no me había permitido pensar en nada, de pronto noto debajo del sobre de la invitación un sobre más, es del clan también, no recuerdo haberlo visto antes. Extraigo el contenido del mismo. Son fotografías de ella, está con otro hombre, esta es más clara, no puede ser, es él, mi mejor amigo. Son los dos. Se están besando. Se tocan. Se devoran uno a otro. Entran a casa de él. Mi cerebro se hunde y gira vertiginosamente, mi estomago es un abismo que arrastra el resto de mis vísceras en su interior. Las imágenes se suceden una, otra y otra vez ante mis ojos a pesar de que hacen ya varios minutos que las fotografías yacen en el piso revueltas, arrugadas algunas, otras rotas.

Mi asombro es mucho menor que mi decepción, ante mis ojos se derrumban los últimos motivos que tengo par a creer en algo. Y a pesar de todo esto debo asistir a la reunión. Me pongo de pie tambaleando, y entonces mis ojos enfocan la foto más reveladora de la serie, una que no había llamado demasiado mi atención. Tomada en el jardín frontal de casa de él. Ella esta de pie dándole la espalda mientras con una mano sujeta su cabello sobre la cabeza. En el momento exacto en que se toma la foto, él coloca alrededor de su cuello una joya. El reflejo de la luz de la lámpara de la entrada se posa sobre la joya dejándome perplejo. Es una piedra de ópalo atada a un lazo dorado, seguramente en forma de calavera.



3.11.09

¿Por qué no puedo ser del Jet-Set?



El 22 de Octubre del presente año me toco escribir en el blog colectivo HD-B, en el que estoy colaborando como invitada. ¿Por qué lo digo ahora? Bueno, porque el servidor del sitio estaba dando problemas y hasta apenas ahora parece haberse restablecido del todo.


Para llamar un poco a sus curiosidades el titulo de la entrada es “The rise and fall of Marianos Drag Queen Dreams”

Si desea usted pasar a leer mi colaboración en el ya mencionado Blog, dé clic acá. Si desea alimentar el ego de la autora de éstas letras, deje un comentario en la entrada o en éste blog, de cualquier modo se agradecen todos y cada uno de sus amables comentarios.



29.10.09

La muerte le sienta bien.

Con motivo de las festividades de este fin de semana, y porque no sé que de Helloween, pero si de días de todos los difuntos, mi amigo el Lagarto y yo hicimos un intercambio de calaveras (somos muy tradicionales, jaja). Así que tomen nota de que la calavera que aquí se pública es obra del Lagarto. Si desean leer la que yo escribí para el susodicho pinchen (no pinche) aquí.

El camino había sido largo.
La poeta caminaba de noche.
Buscando a aquel, que un día,
Con su corazón había escapado.

Por aquellos callejones oscuros,
Su tristeza lloraba.
Con el alma rota y la cordura perdida,
Nunca se dio cuenta,
Que alguien sus pasos seguía.
La vigilaba por donde ella iba,
Y entre las sombras se escondía.

Rosa vagaba y por las calles recitaba
Los versos de Andrés y de Sabina
Cual princesa vampira en un pueblo con mar,
Nunca imagino que su fin,
Estaba casi a punto llegar.

Vestido de traje recto color negro,
Y un abrigo largo del mismo color.
Sus facciones eran duras,
Y sus manos eran frías
A Rosa se le apareció,
Con delicadeza y con la voz firme,
Dijo que era el fin y del brazo la tomo.
Y lentamente se la llevo.

Mas antes de eso le confeso,
Que si tanto la siguió,
Fue porque en un momento,
De sus versos se enamoro.

La muerte le llego y su alma se llevo.
Mas ella había muerto cuando el se alejo.

Ahora camina entre nubes
Mientras recita poesía,
Ahora Rosa esta tranquila,
Pues recupero su alma herida.

Autor: Lagarto (octubre 2009)

Diviertanse este fin de semana, no tomen mucho, vayan a todos los Helloweens que quieran, pero no olviden poner sus ofrendas.



19.10.09

Apaga la luz, fue lo último que dijo antes de tomar el autobús.

Al fin hubo algo que no me molesto de nuestro actual presidente. Y es que aunque ya parece agua pasada y un tema de conversación trillado, no puedo dejar de decirlo, el cierre de Compañía de Luz parecía un imposible que através de los años y de los sexenios se veía cada vez más lejano. Ya sé yo que habrá mil gentes diciendo que soy una imbécil, y que pobres trabajadores y que la soberanía nacional. Tan bruta tampoco soy, seguramente los motivos del presidente no son ni por asomo los que han estado recitando cual letanía decembrina en todos los medios de comunicación. ¿Pero, a poco no hay un solo ciudadano que no haya sido testigo de los excesos de los trabajadores de la extinta compañía de luz?. Cinco tipos trepados en una camioneta, con la actitud más déspota posible de imaginar, acudiendo a “reparar” alguna anomalía. Ha leído usted bien, amable visitante del extranjero, cinco tipos de los cuales solamente uno se dedica a llevar a cabo su “trabajo”, mientras los demás sin ningún asomo de vergüenza se dirigen a la miscelánea más cercana a comprar “chelas”. Cuatro “empleados” que la compañía no esta utilizando y a los cuales sin embargo les pagaban sueldos que ningún otro trabajador del país gana. Es bien sabido por todos el alto nivel de corrupción que se manejaba en compañía de luz, especialmente en el sindicato. Y para quién no entienda como un sindicato puede estar por encima de los intereses de una empresa, pues solo tiene que echar un ojo a los subsidios que el gobierno le destinaba a la industria eléctrica. Es decir, para que esforzarme en mejorar o siquiera mantener funcionando bien la empresa, si de todos modos a mi me pagan por chelear todos los días, y en caso de que mi “miserable” sueldo no me alcance para mantener a mis tres mujeres, pues siempre podría darme a la tarea de “venderles” una hipotética plaza (que en realidad no existe) a por lo menos un par de incautos que tengan la posibilidad de conseguir la plata suficiente como para comprarse un boleto al paraíso de los trabajadores sindicalizados, para luego aplicar la típica frase “si te vi, ni me acuerdo” y birlarles el dinero a ese par de bobos. O ¿que tal pedir un préstamo? de unos digamos $700, 000.00 pesos que iría pagando poco a poco con descuento a mi honradamente ganado salario y sin pagar un céntimo de intereses. Suave, ¿no? Y ya ni hablar de las cajas de ahorros.
Esto es muy poco decir de los beneficios que un empleado de Luz y Fuerza podía tener. Además contaban con las pensiones más jugosas del mercado, y ya que decir de la jubilación en un tiempo menor al que permite la ley. Por si esto fuera poco las plazas eran hereditarias, así que el hijo de un empleado de compañía de luz no tenía que preocuparse por estudiar, ya ni digamos siquiera la secundaria, su vida estaba asegurada, pues heredaría uno de esos puestos al que cualquier otro hijo de vecino no podía aspirar.

Y a nivel sindicato la cosa superaba lo antes descrito, baste decir que era un hueso tan peleado o más que la presidencia de la república la dirección del sindicato. ¿He dicho ya que todos estos compañeritos no pagaban un penique de servicio de energía electrica?

Y por otro lado, que astuto es nuestro presidente, permítanme decirles, agarró a estos amigos peor que al tigre de Santa Julia, celebrando un juego de la selección y sin una figura sindical oficial, pues como recordarán, se había impugnado recientemente el triunfo de Martín Esparza ya que era tan milagroso, que hacía levantarse a los muertos para emitir votos en su favor. El preciso dio el sabadazo más memorable de las últimas décadas, tan en las nubes estaban que hubo quienes incluso se presentaron el lunes a “trabajar”, pues ni por enterados de los sucesos del sábado y domingo. Y es que con todo respeto. ¿Quién chingados va a tener tiempo de ver noticieros (que no sean deportivos) el fin de semana?

Había que estar bien a tono con el pase al mundial, celebrando en grande, como debe ser, como buenos mexicanos sindicalizados que son. ¿A ellos que noticia en el mundo podría preocuparles?

De más esta decir el poco apoyo que a pesar de tanto cacaraqueo y melodrama a moco tendido hicieron los “pobrecillos extrabajadores”. ¿Quién quiere apoyar a estos angelitos que aun en su cruel situación recibirán sus jugosas liquidaciones, mucho más que conforme a ley. ¿Acaso ellos han hecho algo por todos los trabajadores que cada día se quedan sin trabajo por los cierres de empresas que la crisis actual provoca día con día? ¿Han salido a la calle a protestar por aquellos que con menor suerte que la suya, probablemente con su liquidación apenas sobrevivan dos o tres semanas?

No digo que todos los trabajadores de luz y fuerza fueran unos pránganas, ni que todos hayan terminado apenas la primaria, pero, aceptémoslo, esos son los que se deben estar tronando los dedos. La gente que de verdad cumplía con su trabajo, seguramente será recontratada, o conseguirá un empleo, o quizá con lo de su liquidación logre conseguir un modo digno de salir adelante. Y si acaso hay algunos que deben más de lo que les pagarán de liquidación, deberíamos cuestionar ¿Cómo es posible que te presten tanto dinero y no hayas hecho con él algo que te permita tener un modo de sostenerte? Aunque la respuesta es obvia. Estos amigos estaban seguros, como que el sol sale todos los días, de que Compañía de Luz era eterna. Y, chavos, apréndanse bien esto: lo único que está científicamente probado que nunca se acaba, es la cosecha de mujeres.

No me río, después de reflexionar, uno se da cuenta de una triste realidad que va más allá de nuestros alcances, o los del gobierno, o los del sindicato o los de quién sea. A partir del 10 de octubre hay un porcentaje mucho más alto al acostumbrado de ladrones en las calles. Porque se ha dejado en la calle no ha miles de trabajadores, pero, quizá si, a cientos de personas que en su vida han trabajado. Lo que harán a partir de ahora con sus vidas no lo quiero imaginar. Algunos de ellos, como ya lo mencione, tienen hasta tres familias que mantener y con las cuales compartir su liquidación. Nos esperan días difíciles a todos. Yo me quedo con una pregunta nada más. ¿Hasta que punto esta corrupta una nación en la que cerrar una fuente creciente de la propia corrupción puede tener un costo más alto que mantenerla funcionando? Da tal miedo, que uno no puede menos que sentirse al punto para las tenebrosas celebraciones que se acostumbran a fin de este mes.  ¿Listos?



Y nomás porque ya me emocione escuchando al Rockdrigo. Ahí les va mi favorita:


5.10.09

Cajeros automáticos del mundo, Uníos.

¿Qué no se suponía que el non plus ultra de los cajeros automáticos era la disponibilidad de efectivo a la hora que uno lo necesitara?


Así se nos vendió la idea de manejar tarjetas de débito o nómina, y esta genial, no me estoy quejando de ello, lo que me encabrona amargamente es que el sábado pasado, sin un peso en la bolsa hice acto de presencia en la sucursal Bancomer de Valle Dorado, para mitigar un poco los rugidos hambrientos que mis bolsillos le estaban propinando a mi economía. Y oh!, sorpresa, oh!, decepción, oh! my Cat, me encontré con que no había acceso a los cajeros automáticos, y no solo eso, si no que además en pleno abuso del descaro había pegado un letrero que avisaba: “El horario de los cajeros automáticos es de 8:00 A.M. a 7:00 P.M. de lunes a viernes”. Oh, por Dios, ya no les es suficiente con el hecho de los fines de semana inmediatamente posteriores a quincena sea casi imposible encontrar un cajero de Bancomer que cuente con efectivo, además de todo, con la mano en la cintura hacen desaparecer la ventaja principal por la cual uno necesita tener un tarjeta de débito ó nómina: La disponibilidad de efectivo (tu dinero) fuera de horarios de oficina.

Entonces uno se preguntará (y con justa razón) ¿Qué ventajas ofrece el hacer uso de un cajero automático?

Que no tienes que hacer colas en el banco, dirán los más optimistas. Sí, como no, les contestaría yo ¿A caso no han visto las colas que se forman los viernes en todos los cajeros automáticos? La mayoría de los trabajadores en el D.F. y el Estado de México cobran los viernes. Y si de plano te querías ahorrar las filas interminables de quincena y vas al cajero digamos unos dos o tres días después, un sábado por ejemplo, te encontrarás con el ligerísimo inconveniente de que tienes que andar peregrinando cual judío errante, de cajero en cajero para encontrar alguno, aunque sea de otro banco, que tenga (comisiones de por medio) efectivo. Y otra vez volvemos al principio con la pregunta ¿Qué ventajas ofrece tener una tarjeta de débito o nómina y utilizar el cajero automático?

Tal vez ninguna, pero, veámoslo, como decía el Chompiras, “por el lado amable”. ¿No creen que sea probable que lo que en realidad pareciera un paso atrás en la historia de la humanidad, en realidad podría ser un gran paso para una probable Segunda Revolución Industrial (¿tecnológica?)? No me deja mentir el hecho de que de noche a mañana y sin decir agua va resulta que ahora los cajeros automáticos cuentan con derechos laborales (semana inglesa, por lo menos), no quiero imaginar cuando les den su mes de vacaciones.

Aunque, esperen. Ahora se empiezan a aclarar todos los hechos contundentes que han devenido en este suceso tan improbable. Ahora se dilucida en mi mente la razón y el motivo por el cual ha habido en las últimas semanas un incremento en las explosiones en cajeros automáticos. Que Frente Liberación Animal, ni que mis polainas. Para mí que eran cajeros kamikazes exigiendo sus derechos.




22.9.09

Sigo soñando.

A oscuras, a tientas, a gatas
Avanzo lentamente rumbo a ti.
No te despiertes aun.

Quiero acercarme pausadamente,
Con mis manos recorrerte.
Que tus ojos permanezcan bien cerrados.

Cuantas veces he soñado este momento.
Contemplarte embelesada,
Sin sentir esa mirada turbadora.

Tiembla mi pulso alocado…
Te veo girar de costado.
Teniendo esa perspectiva,
Mis manos vuelan aladas

Casi en la curva bajo tu espalda,
Puedo sentir tu piel sin tocarla
No me niegues este cielo.
No despiertes.

Me tomo mis precauciones;
Contengo hasta mi suspiro
Quisiera poder besarte…

Pero inmóvil hoy, mas mañana no
Ya no podré contemplarte sin pudor
Y debo aprovechar cada segundo.

Y tengo que mojar mis labios.

No hagas aun otro movimiento;
Viendo el perfil de tu labio caído
Puedo acercar los míos sin tocarlo.

Debo conservar esta barrera
Debo mantenerme vigilante
Quiero seguir contemplando expectante.

De pronto sin previo aviso,
Tus ojos se incorporan a la tierra.
Y angustiada por la angustia
De sentirme reflejada en tu mirada,
Abro a la vez mis ojos sorprendida.

Otra vez soñando con que soy espía
De la languidez de tu ensueño anhelante
Algún día…
Talvez algún día.


3.9.09

Florecer mirandote a los ojos.

Cada mañana mi paso se distiende al doblar cierta esquina con sigilo, quiero verte otra vez, como casi cada mañana camino al trabajo.

Siempre llevas puesto un suéter (y contrario a Cesar Costa, te sienta tremendamente bien) y unos jeans. Te miro y congelo antes de serlo una sonrisa. Por una mínima fracción de tiempo, me miras y sigues andando. El breve instante que miro esos ojos incrustados en esa carita de perro perdido, y esa enorme boca, siento que pasan por mi cara toda la gama de colores Sherwin Williams.

Es una cuestión de segundos, milímetros de nuestras vidas y con eso me basta. Y el día se ilumina cuando tu silueta veo a lo lejos. No te conozco, solo te miro, cada que puedo, se que vas a mirarme también. Mis pies se elevan del suelo, mi estomago repara como un potro forzado a correr rumbo a un precipicio, pero luego le suelto la rienda y solito agarra camino. Como diría Cerati ” en remolinos”

Hoy no llevabas suéter, pasaste tan tan cerca, podría haber tropezado “accidentalmente" contigo. Y, ¿qué hice?

Te mire, se me congelo un esbozo de sonrisa, como siempre. Igualito que siempre.

21.8.09

De Nabokov a The Police.

Ciento veinticuatro noches besando tu cuello, recibiendo el aroma de tu piel desde antes que doblaras la esquina con las pupilas embriagadas de deseo. Mis manos ciento veinticuatro noches despojándote de ese uniforme lleno de grasa; absorbiendo el aroma de tu piel con los pulmones excedidos de humo de cigarrillo, siete por lo menos, antes de verte aparecer como cada vez que quedábamos de encontrarnos ahí, en nuestro sitio preferido.

Bajando la colina, en la casa del árbol que antiguos pobladores nos habrán dejado en herencia sin saberlo. Mi ropa caía al suelo tres noches a la semana y tus manos sentenciando mi tortura elegían en especifico un sitio cada vez de mi enclenque anatomía de adolescente.

Tus ojos brillando como soles pequeños en la oscuridad interrumpida solamente por el paso de algún camión que bañando con sus luces la gloria de tu cuerpo desnudo nos hacia quedar inmóviles entrelazados a la espera de que pasará el peligro.

Ciento veinticuatro llamadas a la casa paterna, colgando el teléfono a mis padres, para hacerme saber que nos veríamos de nuevo. Corría el tiempo de mis años de ansiedad por conocer las sensaciones que se arremolinaban entre mis piernas, darle curso al latido salvaje que surgía de mis pechos al sentarme en tus piernas. Te hable al oído con frases dictadas por el alarido pretencioso de mi perfecta desnudez, con el orgullo de dos pezones incitando estar más cerca, pugnando por seguir recibiendo de tu boca más húmedas caricias.

No hubo vergüenza en ninguno de mis actos, bajaba el cierre de tu overol azul con la naturalidad de quien se ata los zapatos, con la velocidad retardada que la lascivia me iba exigiendo. Tu cuerpo estaba a unos centímetros y yo me convertía en loba, eras esa luna llena que alteraba mis hormonas. Te bese en los lugares más extraños para una iniciada, la sensualidad tomo posesión de mi cuerpo, y cada noche las caricias subían de tono.

Ciento veinticuatro excusas inventadas por llegar tarde a la escuela y otras tantas por dormir en clases, tarros enteros de vitamínicos tirados al retrete, que mis padres dulcemente suministraban para el cansancio de su pequeña. Sin saber que tres noches por semana saltaba por la ventana y corría colina abajo al encuentro del placer; al encuentro de tus manos recién lavadas en solventes, al castigo de mi urgencia por verte llegar y asaltarte con nuevas ideas que tenía en mente para demostrarte que era buena alumna.

Ciento veinticuatro noches tiritando en la oscuridad hasta que decidías volver a ponerme la ropa y hacerme regresar a casa con una última palmada en el trasero, llegando a casa despeinada y sucia con el sabor de tu saliva aun en mi piel. Ciento veinticuatro maravillosas noches hasta que un día sin más dejaste de asistir a impartir clases.

Cuando mis padres escucharon de los labios de su tierna hija adolescente que tomaría taller de mecánica en la secundaría, como era de esperarse pusieron el grito en el cielo. Desde luego que nunca habían visto al maestro que impartía estas clases, o se habrían opuesto con mayor sorna, aun cuando su hija les explico que por su propio bien y ya que algún día sería dueña de un auto, debía tener una mínima noción de lo que era por lo menos cambiar una llanta.

En la escuela corrió el rumor durante meses después de tu desaparición de que te habías ido porque tu mujer descubrió que tenías una amante y que antes que reclamarse por lo ocurrido durante toda su vida, decidieron poner tierra de por medio.

La única alumna del taller de mecánica en catorce años desde que se fundo la Escuela Secundaria Federal No. 13, no podía decir esta boca es mía en todo el asunto. No te volví a ver nunca. Las clases de mecánica a partir de entonces no fueron iguales y mis padres vieron con agrado desaparecer las llamadas del “mudo” a las cinco cuarenta y cinco de la mañana tres veces por semana. Solo yo que las marcaba con una rayita en la madera de la casita del árbol, se con exactitud la cantidad de llamadas que se hicieron a esa hora: ciento veinticuatro.

17.8.09

¿Mejor que la original?

Capitulo III

A veces uno hace cosas que cree que le salieron bien chingonas, que esta innovando, que le lloverán felicitaciones por su genialidad y que no hay quien pueda con uno. Hace algunos años Los Manolos hicieron un cover de "All my loving", supongo que ilustran a la perfección lo expuesto anteriormente.



Pero, supongo que aveces, cuando uno solo se deja llevar y disfruta lo que hace, es cuando salen cosas que vale la pena mostrarle al mundo, o al menos no le causarán a uno ese fenomeno mal llamado "pena ajena".



Desde luego la original es la buena."And then while I´m away arrive home everyday and I´ll send all my loving to you".

4.8.09

10 cosas que el Lagarto moría por saber.


1.- Le temo a las alturas, es decir, a estar parada en un sitio con mucha altura en el cual solo me resguarde del abismo un endeble barandal. La culpa es de sueño del puente roto.

2.- Mis sueños recurrentes más alucinantes son dos:

1) Voy cruzando un puente que conforme avanzo se desmorona en algunas partes, la única manera de volver a casa es cruzando el puente y siempre quedo atrapada con la panza pegada al puente y el pavor de caer al vacío.

2) Todo empieza dando piruetas por el aire hasta que me hago más ligera que el mismo, estoy volando (sin alas) con el solo impulso de mis piernas. Es curioso que siempre que esto sueño me despierto con la sensación de que todo fue cierto y que en realidad volar es cosa sencilla.

3.- A mis casi 35 años peso 73 kilos, talvez ya es hora de hacer algo al respecto, pero, lo que quisiera hacer para perder peso necesita de una pareja que aguante el ritmo, no es tan sencillo como suena esto de hacer lagartijas invertidas con peso adicional.

4.- El 15 de agosto próximo cumplo la friolera de 7 lustros y aun tengo la esperanza de aprender a rasgar la lira (soñar es gratis).

5.- Mis padres nacieron y vivieron en una zona rural de Queretaro, cuando se matrimoniaron vinieron a vivir al estado de México, mismo en el que llevo viviendo toda mi vida y en la misma dirección.

6.- Cuando tenía tres años me escape de mi casa (echate este trompo a la uña Cindy Louper) , en realidad salí detrás de un tío que se dirigía a una junta vecinal; por fortuna el mismo tío al que seguía me encontro antes que la histortia que les cuento tomara otro rumbo. A veces me pregunto que intención tenía el tipo al que mi tío encontró con su sobrina en brazos. El dijo que me llevaba a la iglesia, pero cuenta el tío que caminaba en sentido contrario a la misma (da miedo, ¿no?)

7.- El 8 de agosto del 2008 publique en este blog un poema que habla de un capítulo turbio de mi vida que no es agradable de contar, pero que me llena de satisfacción haber superado; si lo leen con cuidado, podrán entender que habla de una violación. En el poema el agravio queda saldado. En la vida real las cosas fueron más tristes. Las autoridades (que están para ayudarte) a las que acudí a denunciar el hecho me hicieron más daño con su actitud que el propio violador (un desconocido) ahora comprendo (demasiado tarde) que por eso nadie denuncia.

8.- Soy fan tardía de David Bowie. Recién en los 90´s comence a conocer más a fondo la obra del Duque Blanco y poco a poco, gracias a la reedición de la colección completa de su obra por aquellos tiempos me fui enamorando de su manera de hacer música y evolucionar, siempre a la vanguardia. Me he cansado de decir que uno no debería ser fan de una banda o un artista, si no de sus rolas; pero con este flaco tuve que hacer una excepción.

9.- La única persona con la cual no he tenido una relación enfermiza y en la cual no se abuzo de mi nobleza, fue en la preparatoria con Héctor (alías “El Bondojo”). El chico más tierno y divertido del mundo; desgraciadamente nuestra relación no logro sobrevivir al trauma que sobrevino después de lo relatado en el punto siete de esta lista, pero donde quiera que esté, como decía una rola del maestro José José: “Gracias otra vez por haberme dado tanto”

10.- Fui madre (soltera) a los 31 años después más de cinco años de creer que no podía tener hijos: El padre de mi hija es la peor persona con la que he tenido una relación (si es que así es como puede llamarsele a lo que había entre nosotros), aun así es la persona que yo más he amado en la vida, y por supuesto no me arrepiento de nada de lo que viví con él, y en especial agradezco mucho haberlo conocido, porque fue la única persona con la cual pude procrear a esta hermosa personita a la cual llame Valentina y que es el centro de mi atención y la razón por la cual un pesado día de trabajo vale la pena cuando llego a casa y sale corriendo a mi encuentro, cosa que no ocurre con mucha frecuencia (aja, se parece a mami).

Gracias al Lagarto por el premio a la honestidad, que no recuerdo donde guarde pero, igual no pensaba publicar porque el verdadero premio para mi es saber que a alguien le agrada en verdad lo que aquí se escribe.

Saludos a todos los demás a los que les gusta visitar este poco amueblado, pero acogedor cuchitril, también saludos a los que vienen a leer aunque no comenten nada. Y como no podía faltar la rola para amenizar el momento, pues ahí les va:

24.7.09

Lo que hago todas las noches.

Antes de dormir me receto unas diez veces este bailecito, cortesia de Valentina (my baby) y su heredada preferencia por las pelis del Tin-Tan (y su carnal Marcelo). A ver si así quemo algo de grasa. Buen fin de semana.



14.7.09

Deuda saldada.

Esta monada esta dedicada a esa persona que sabe que se la estoy dedicando. Saludos a todos.




10.7.09

Del pecado.

Extasiado por tus formas,
Oculto tras mis temores
¿Porqué no he de fallarle a un dios
Que me ofrece salvación
En un plano espiritual ?
Si ahora mismo he de gozar
De tu cuerpo celestial.

Eres forma y energía presentes
Esto no es un espejismo adyacente
Me mantienes en el borde todo el tiempo
Y desangro mis entrañas en tu cuerpo.

Con el líquido guardado tanto tiempo
La pureza se diluye por tu cuerpo
De abismales tesituras, suavidades.

Y sucumbir a este deseo palpable
Me hace sentir un hombre realizado
Pues tras largas vestimentas ocultado
Me apareces un caudal apasionado
Que derramo sobre ti cual dulce néctar
Y renuncio al amor del dios eterno
Por yacer a tu lado acalorado.




3.7.09

Y no ignoramos nuestros excesos.

Y el deseo de ayer noche
Se absorbió de pronto con el sol de la mañana.
Y esas manos que ayer vivas recorrían mi superficie,
Descansaban fatigadas sobre un desorden de almohadas.
Y mirarte a los ojos como anoche lo hacia,
Me pareció de día el peor de los absurdos.
Y tirada desnuda sobre el lecho sombrío,
Sintiendo una vergüenza que no venia ni al caso;
Comencé a preguntarme: ¿Será esto necesario?


19.6.09

Una pulgada de más.

Hace algunas semanas mientras cambiaba el canal de mi TV sin rumbo fijo (pasaba de la media noche) sin poder evitarlo me detuve en una película que recién comenzaba. Desde siempre el transexualismo ha atraído mi interés, en especial por la poderosa carga visual que me significa ver a un hombre sobre unos tacones y con un maquillaje exagerado, pero muy particularmente me engancho mucho en los detalles femeninos que algunos de ellos representan mejor que yo misma. Mi devoción por David Bowie debe ser culpable en demasía de dichas obsesiones, así que en cuanto vi la imagen en pantalla de un transexual que además estaba cantando una canción que en mi vida había escuchado, pero que me hechizo mortalmente en su conjunto, pero muy específicamente por lo que estaba diciendo la letra decidí dejarle a ese canal y desvelarme a gusto viendo la cinta. El nombre de la cinta que me impacto aquella noche es “Hedwing and the Angry Inch”, Como después pude averiguar, esta historia comenzó siendo un exitoso musical en los noventas(1993-998) y después el mismo John Cameron Mitchell (guionista –protagonista) del musical realizo la adaptación para hacer la película que él mismo dirige y protagoniza en 2001, desde luego cabe resaltar que contó con la ayuda de Stephen Trask en la parte musical (del musical, jajaja), uno de los mejores compositores de bandas sonoras que se pueden encontrar en la actualidad.

El tema de la película en si, es ya por decir lo menos, morboso. La historia de un joven transexual que como resultado de la mala operación para cambio de sexo que le fue practicada, tiene en sus genitales (que deberían lucir femeninos) un pulgada extra (the angry inch), y de cómo tuvo que realizarse esta operación para salir de su país natal y después fue abandonada por su esposo, comenzando entonces su etapa de estrella de rock en ciernes. No les cuento más por si alguien desea verla. Lo que si es altamente recomendable es que escuchen esta rola, es de las mejores rolas que he escuchado en mi vida, también les anexo la traducción para que vean de que les hablo cuando la recomiendo tanto. Y en general, si deciden ver la peli completa pues ya se darán cuenta que es un musical que no tiene desperdicio en las composiciones.


Y esta es la traducción:
Cuando la tierra todavía era plana y las nubes eran de fuego y las montañas llegaban al cielo, a veces más alto las gentes vagaban por la tierra como grandes toneladas rodantes. Tenían dos juegos de brazos y dos juegos de piernas, tenían dos caras que asomaban de una cabeza gigante. Así que podían mirar todo alrededor, también hablaban mientras leían, y nunca sabían nada de amor. Esto fue el origen del amor.

Había entonces tres sexos, uno que asemejaba dos hombres pegados espalda con espalda. Los llamaron los niños del sol. Y similar en la forma y unión eran los niños de la tierra, ellas parecían dos muchachas enredadas en una. Y los niños de la luna parecían un tenedor contra una cuchara, ellos eran parte sol y parte tierra, parte hija, parte hijo-
Todo esto fue antes del origen del amor. El origen del amor.


Y los dioses notaron asustados nuestra fuerza y desafío. Y Thor dijo: “Voy a matarlos a todos con mi martillo, como mate a los gigantes”, pero Zeus dijo: “No, mejor déjame usar mi relámpago como dos tijeras, como cuando corte las piernas de las ballenas, y convertí a los dinosaurios en lagartos”

Y entonces tomo algunas saetas, soltó una risa y dijo: “Disparare justo en el centro y los cortare exactamente a la mitad”.Y las nubes de la tormenta se unieron en lo alto en grandes bolas de fuego, y entonces el fuego disparo desde el cielo las saetas como hojas brillantes de un cuchillo y rasgaron através de la carne de los niños del sol y la luna y la tierra.
Y algún dios de la India cosió la herida en un agujero colocándolo en nuestros estómagos para recordarnos el precio que pagamos y Osiris y los dioses del Nilo reunieron una gran tormenta para crear un huracán y esparcirnos lejos, y si no nos comportamos ellos nos reducirán de nuevo y estaremos brincando en un solo pie, mirando através de un ojo.

La última vez que te vi, acababan de partirnos en dos. Tú me mirabas a mí y yo estaba mirándote a ti. Tenías un aire tan familiar y no podía reconocerte porque había sangre en tu cara y yo tenía sangre en mis ojos. Pero podría jurar por tu expresión que el dolor de tu alma era igual al mío. Es el dolor que corta en línea recta a través del corazón y que llamamos amor. Y envolvimos nuestros brazos alrededor nuestro intentando volver a estar juntos. Estábamos haciendo el amor, haciendo el amor.

Hacía frío una tarde oscura hace mucho tiempo cuando por la mano poderosa de Júpiter, era la triste historia de cómo nos volvimos solitarias criaturas de dos patas. La historia del origen del amor. Es el origen del amor.

15.6.09

Rescue me.

Justo cuando pensaba que terminaría ardiendo
Tapaste con tu cuerpo el sol que me quemaba
Y a la vista a contraluz de tu mirada
Funde mis esperanzas de un eclipse permanente.



10.6.09

Viento Loco.

Cuando cierro mis ojos ahí estas
Te persigo en mis sueños, incansable
Quisiera ser el viento de la noche
En un clima caliente de verano
Para que abras de lleno tu ventana
Y abrazarme a tu cuerpo por asalto

Llenarme los pulmones con tu aroma
E inundarte los tuyos con mi aliento
Y pasar a tu lado mucho tiempo
Sin que nada ni nadie se interponga

Porque cierro mis ojos y te veo
Y te alcanzo en mis sueños y te beso
Y celebro el deseo de tu cuerpo
Y ese beso me sabe más que a cielo

Y aun si fuera el viento de la noche
Y lograra colarme en tu ventana
Abrazarte seria más confortante
Si lograra quedarme para siempre

Y llenarte la boca con mis besos
Y calmar el deseo de tu cuerpo
Y saber que te quedas para siempre
Entre la suave brisa de mis sueños.


5.6.09

He was the man.

David Carradine dejo este mundo el día de ayer. Yo siempre voy a recordarlo así:



4.6.09

Sumisión

La naturaleza oscura de tu cuerpo
De sus gemidos,
De la presión indescriptible sobre mi humanidad
Obliga a doblar de nuevo las manos,
Hundirse en el aroma de tu piel.

La inútil oposición a tu fuerza,
Que no domina mi cuerpo, sino mi alma,
Mi voluntad

Respiro profundo tu aliento avasallador,
Me hundo en la potencia de tu abrazo
Y empequeñezco al tacto de tus manos.

La piel se abre perceptiblemente
Desde el poro más insignificante
Hasta las comisuras, que dejan de serlo
En perpetua expresión de sorpresa, de gozo,
De lamento apasionado, de clamores de ansiedad,
De humedades en desbandada.


22.5.09

¿Mejor que la original?

Capitulo II
Desde siempre me ha gustado escuchar a José José. Muchos de los recuerdos de mi infancia se entremezclan con rolas que cantaba el Príncipe. Este si era un cabrón de los románticos, no su triste Luis Miguel. Recuerdo haber visto mil veces esa escena inmortal de la final de un festival OTI donde tristemente “El Triste” (¿redundando?) quedo en segundo lugar. Honestamente dudo que alguien tenga memoria de quién se llevo el primer lugar, pero en fin, eran otros tiempos.

Si algo hubiera de reprocharle algún día al Príncipe sería cantar una canción que me daba bastante flojera. Esta canción siempre se me hizo una de las más tediosas y la verdad nunca pensé que algún día terminaría cantándola con singular alegría, es más ni la letra me gustaba.

En 1998 salió a la venta un disco llamado “Un tributo (a José José)”, ahí vienen algunas muy buenas versiones de varias rolas del Príncipe de la canción cantadas por las celebridades del rock mexicano de aquellos ayeres; pero para mí la que se llevo las palmas fue la que logro que cambiara de parecer respecto a esta rola, especialmente por la genialidad de poner esa segunda voz femenina, provocativamente en off.


Del Control Machete nunca fui muy fan, lo reconozco, pero después de su versión de Amnesia, no tengo más que agradecerles y por supuesto, seguirla cantando.

18.5.09

Miseria.

Una gitana que me leyó las cartas un día, me dijo que me querías. Y yo la creía porque, a pesar de todo, a mi me convenía. Mintió a propósito porque sabía que si auguraba lo que yo quería mejor le pagaría.

Maldita sea por siempre mi fortuna, si cada vez que amo es traicionera. Y más maldita sea mi conveniencia que me llevo a creer lo que no era. Y nunca más le preste yo mi mano, al augurio artificioso y lisonjero.

15.5.09

¿Mejor que la original?

Capitulo Primero.


Voy a iniciar una selecta serie de covers de canciones que me han gustado mucho, y para empezar, bueno, para continuar, porque se podría decir que todo comenzo así ; una canción que habla de amor, pero no de cualquier amor, sino de un amor salvaje como el viento.

"Wild Is the Wind" fue escrita por Dimitri Tiompkin y Ned Washington. Fué grabada en 1956 por primera vez por Johnny Mathis para la pelicula Wild Is the Wind. Más tarde Nina Simone hizo su propia versión de la rola. En youtube puedes encontrar versiones de todo tipo de esta canción. La ovbia osciocidad de los viernes me ha permitido escuchar entre las más destacadas la de Cat Power que por la sencillez del arreglo y el poder de la voz me gusto bastante , mención aparte merecen las de Clan Of Xymox y Caroline Henderson por los arreglos que modifican un tanto la escencia de la rola, aunque desde luego no creo que sean las más bellas. De las que menos me gustaron, la versión de George Michael y la de la super diva Barbra Streisand , pero definitivamente para mi las buenas son estas:





Y ahí les va la letra :

Love me, love me, love me, say you do
Let me fly away with you
For my love is like the wind, and wild is the wind
Wild is the wind
Give me more than one caress, satisfy this hungriness
Let the wind blow through your heart
For wild is the wind, wild is the wind

You touch me, I hear the sound of mandolins
You kiss me
With your kiss my life begins
You're spring to me, all things to me
Don't you know, you're life itself!

Like the leaf clings to the tree,
Oh, my darling, cling to me
For we're like creatures of the wind,
and wild is the wind
Wild is the wind

Like the leaf clings to the tree,
Oh, my darling, cling to me
For we're like creatures in the wind, and wild is the wind

Wild is the wind

12.5.09

Me da miedo la enormidad, donde nadie oye mi voz

El día de hoy se confirmó la muerte de Antonio Vega, uno de los fundadores del ochentero grupo español Nacha Pop. A manera de reconocimiento-homenaje, y para todos los que deben estarse preguntando ¿quíen demonios era?
Les tengo solamente una respuesta:

Seguramente los que lean esto por lo menos alguna vez en su vida habrán cantado esta canción.

11.5.09

El que este libre de pecado...

Muchos me han dicho que estoy loca por hacer ciertas comparaciones. Estamos de acuerdo, lo estoy; pero eso no hace que cambie de opinión. Así que, en lo que a mi respecta seguiré diciendo que el puente de "La Suavecita" en la versión del Cuarteto Continente (de Perú) y que comienza a los 1:37 minutos de este ¿video?, es la base sonora que hay detrás del coro de "Aquí no es así" de los Caifanes, si no me creen, ahí van las dos:




Sí, nieguenlo si quieren, pero es verdad, y ademas hoy escuche esta canción:


Y lo primero que me vino a la mente fue el antañisimo grupo argentino Virus, juzgue usted amable visitante:



Y yo me despido antes de que caiga el primer jitomate.

29.4.09

Para eso están las instituciones.

En el piso de arriba del edificio donde trabajo, estan las oficinas del Instituto Electoral de Estado de México (IEEM). Y a juzgar por el escandalo que llega hasta aca, el ambiente ahi debe estar más o menos así:



En todo caso, pues uno ya estará satisfecho, pues se ha dado cuenta que los impuestos que puntualmente le descuentan cada mes están teniendo un fin productivo. Porque ni modo que digan que poner en forma a todo su personal no es un esfuerzo digno de laurearse a este honorable instututo.

Imaginen a los empleados bailando al ritmo de este son:


28.4.09

Total re-cool.

Estaba un día Kiddo recordando añejas aventuras de la prepa , esas cuando por lo menos el 50% de la población CCHera era obligada a leer el diario “La Jornada”, y el Santos y la Tetona Mendoza eran ídolos de legiones de compañeros de clase o de ocio.

En esa época en la que fui novia y después amante de ese gordito al que todo mundo adoraba y que solían llamar el Bondojo, recordé un sueño que el Bondojo me contó que un día había tenido. Soñaba que hacíamos el amor y que de repente de mi sexo palpitante salía una de esas extremidades tipo cabeza hocicona con colmillos babeantes de las que eran características de las películas de Alien en ese remoto y antiguo tiempo en el que yo era joven y bella. Pinche sueño más marihuano, y eso que ni el gordo ni yo le metíamos a las drogas o siquiera al alcohol.

Lo que si no entiendo es que es lo que debes tener en la cabeza para soñar esta clase de mafufadas. Yo en esa época, lo recuerdo con claridad, mi sueño recurrente era estar haciéndolo con el Bondox, pero siempre, siempre, siempre, invariablemente había alguien ahí en la cama con nosotros; sobrinos, hermanos, primos, vecinos, desconocidos y un largo etcétera. El caso es que pues así no lo podía hacer como es debido, y lo peor es que siempre me daba cuenta de que había un intruso en la cama justo en el instante mismo en el que más rico estaba sintiendo. Que poca madre, en el día tenía que ocultarme para tener sexo con mi novio, y en mis sueños valiéndoles madres tenía la cama invadida por quien se le daba la gana.

Pero bueno, supongo que eso era un trauma así como de tipo remordimiento o represión, o vayan ustedes a saber que. Pero volviendo al tema de los sueños eroticones, pues recuerdo una vez que soñé que lo hacía con un negro. Si, neta, un negro de verdad, bueno, así como mulato, tipo Lenny Kravitz, de hecho, en mis recuerdos del sueño me gusta pensar que en realidad lo hacía con Lenny (seeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee), oigan, pero, esperen, en ese sueño también me interrumpían en lo más sabroso. Demonios ¿Porqué tenía que soñar que lo hacíamos en un salón de clases vacío? Era de esperarse que alguien llegaría a interrumpir.

No sé, talvez era porque en cierto modo todas las veces que lo hicimos el gordis y yo, había un latente peligro de que alguien nos viera, ya con el tiempo uno aprende a disfrutar de estas situaciones, digo no es que me guste que me vean hacerlo, pero sentir la adrenalina de que en cualquier momento te pueden descubrir es algo super estimulante. Recuerdo una vez que lo hice en un parquecillo semi-desierto, en verdad que jamás me había sentido tan excitada y que decir de mi entonces pareja, estuvo excelso esa noche, súmenle que fue una reconciliación y tendrán como resultado una semana de Kiddo con cara de zombie recordando el momento con lujuria y satisfacción.

Hace ya mucho tiempo que el sueño del intruso en la cama dejo de aparecer en mis noches. Cuando sueño cosas sexys siempre son sueños placenteros. Jamás he soñado algo similar al sueño del Bondojo y su alienígena sexual. Aunque por otro lado un poco de ciencia ficción no le vendría mal a mis sueños. Dicen que soñar no cuesta nada, pero soñar lo que uno quiere mientras duerme es algo un tanto complejo, si uno pudiera soñar lo que se le antoja, pues ya tendría yo una lista de weyes con los que por lo menos me gustaría soñar que me los tiro. Quizá algún día se hagan realidad cosas como las que pasaban en la película Total Recall en la que por una módica cantidad te insertaban unos recuerdos de vacaciones en Marte con las aventuras que se te diera la gana inventar.
Disculpen mi languidez, pero si eso existiera, yo pediría recordar nítidamente haberme ido a la cama con algunos de mis imposibles. Sí, es cierto, soñar no cuesta nada, despierto, al menos, tendré que seguir conformándome con ello. ¿No es así Vin Diesel?