17.12.08

Ground control to Major Tom........

A veces quiero estar lejos de todo, lejos de todos, perderme en la infinita oscuridad del espacio, responder al llamado primordial de mi propia odisea espacial.

Por momentos quisiera olvidar de donde vengo, lo que ha sido mi vida todos estos años, el dolor de estar a solas y rodeada de multitud de desconocidos.

No espero más que ser capaz de olvidar lo que me ha herido, dejar ir los años amargos esperando la llegada de mi alma gemela.

Quiero ser capaz de olvidar el espesor de las tinieblas de amar y no encontrar respuestas. De no tener a quien llamar “mi amor”.

Por último me digo que es la depresión de fin de año, y que aquí no había escrito nada porque no tenía tiempo.

No dejaré de ser quien soy, ni lo deseo. Me ha costado mil tropiezos entender lo que soy y aceptar que no podría ser otra cosa.

La mente en blanco sigue siendo un enigma recurrente. No soy capaz de no pensar en nada o evadirme, ni encuentro los motivos suficientes para negarle otra oportunidad al tiempo.

La realidad me abre los ojos cada día a golpe de amargos hechos. La vida es una mierda y sin embargo, cada vez que lo analizo comprendo que hay algo más allá de lo que a simple vista puedo ver. Una serie de causas que desembocan en efectos insospechados.

Cierro de nuevo los ojos, ya no buscando la utopía, y entiendo que aun así soy parte del universo, no importa que dimensión este ocupando. Y no quiero volver sobre mis pasos buscando un pasado añorado. Tratando de volver mi corazón a Casiopea.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El fin de año siempre nos trae tristes recuerdos, pero pues de nada sirve, el 31 de diciembre no es ni un ultimatum para cambiar nuestras vidas ni un dia para reflexionar.

Ponerle numeración a los dias es para obsesivos compulsivos, a mi no me late eso.

LAGARTO dijo...

la nostalgia del fin de año me pega cañon muchas veces kieres salir corriendo y empezar de cero,por otro lado silvio es la onda ...buena cancion...

Cabrón Insensible dijo...

Cierto cierto, el fin de año, aunque arbitrariamente, siempre nos hace tener este tipo de reflexiones. Al final sirven, aunque a veces nos tiren el ánimo a la mierda.

Roberto dijo...

siempre me encanta tu seleccion de canciones!