22.10.08

Y nos deron las diez y las once.

Hay una serie de cosas que uno puede hacer para alcanzar el más puro estado depresivo. Suponiendo que a alguien le diera la gana deprimirse, he aquí cinco pasos infalibles a seguir:

1. Prende la tele después de media noche y chútate todos los infomerciales, que por todo medio conocido o por conocer te prometen bajar de peso, tener un abdomen plano, cocinar como todo un cheff con el increíble “Cheff Turbo” anunciado por el mismísimo Mr. T, parecer una varita de nardo enfundada en una faja que con su elegante diseño “se te olvido quitarte el baby doll”, te hará lucir espectacular, planchar con los ojos vendados un ciento de camisas en 12 minutos y todo ese tipo de guarradas.

2. Prende la tele después de las doce, cámbiale al canal cuatro y descubre los años que llevas desperdiciados por no acercarte a la iglesia de los brasileñitos, porque según los testimonios ahí presentados basta no solo acercarte al señor, sino a su “Iglesia” (la de la palomita dentro de un corazón) para que todos tus males sean resarcidos, para que no solo veas satisfechas tus necesidades primordiales, sino además solo por el hecho de reconocer que hay un dios, recibirás tales bendiciones que podrás con facilidad hacerte con una mansioncita en el desierto de los leones (con los leones incluidos), y todo esto con la venia de dios.

3. Desvélate pasadas la cero horas viendo televisión y se testigo de cómo se llevan a cabo concursos al por mayor donde los participantes, de menos el día del concurso se llevan la friolera de 10,000 pesitos, si, como lo estas leyendo, lo único que tienes que hacer es tomar tu celular y derrochar tu crédito enviando mensajes, y pedirle a diosito con fervor que seas el afortunado pendejo al que llamen, pero no te preocupes si no ganas, que estos concursos son cosa de todos los días, así que cualquier día de la semana te puedes amanecer con diez mil morlacos en tu s bolsillos, así como por arte de magia.

4. Síguete viendo la televisión hasta después del nuevo día y elige el programa de análisis político de tu preferencia (créeme hay muchas opciones de donde escoger), analiza junto con los expertos en la materia la situación de nuestro país, debate con tu pantallita sobre riesgos, perdidas, pros y contras de la reforma energética, la legalización del gallo, y otros tópicos selectos. Desgréñate junto con ellos defendiendo tu punto de vista, que al fin, no hay quien se entere lo que en esos programas se analiza, los políticos deben tener mejores cosas que hacer, como salir a cenar con sus noviecitas y hacerlas traer en su avión privado.

5. Asómate discretamente a la calle pasadas las doce y testifica las operaciones del narco menudeo, sorprende al vecino dejando sus bolsas de basura en la primer esquina poco concurrida que encuentra, asómate, pero con discreción, que si te descaras, el ladrón de auto estéreos puede girar la vista hacia tu ventana y percatarse que has sido testigo de el robo.

Tener insomnio me esta enloqueciendo, no es que no estuviera ya un poco loca, pero, jamás había pasado una noche entera en vela, viendo la televisión, jamás había escuchado tantas veces en una noche el himno nacional, y apenas ahora me entero que pueden programar a Rosita Fresita a las cinco de la madrugada (¿?). Llegar a tiempo al trabajo (y eso que nunca he sido puntual) cada vez me resulta más difícil, y para colmo a mi jefe le ha dado por madrugar.

Necesito entender a que se deben mis insomnios, o tratar de por lo menos hacerlos productivos, este sería el momento en el que un pensamiento optimista me sugiere leer, tejer, limpiar mi cuarto, lavar mi ropa, o miles de cosas que supuestamente no hago por falta de tiempo, pero, ¡que diablos!, la verdad solo pienso en una actividad por la cual valdría la pena pasar la noche entera despierta, y estaría excelente, de no ser porque ando sin galán, así que ni modo, para la próxima, mínimo, preparare un arsenal de películas y botanas. Que valga la pena no dormir, ¿qué no?.

5 comentarios:

Badass Nacho dijo...

Yo siempre me he desvelado por convicción propia, el insomnio no lo conozco y pss no hay pedo por el cansancio, ya habrá suficiente tiempo para descansar cuando estemos muertos.

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

Yo suelo desvelarme pero no tengo motivos aparentes, en medio de rutinas un libro, una pelicula, una llamada telefonica es la que me roba esas horas y las disfruto supongo que desde que estudiaba Diseño la costumbre fakir de medio dormir se me quedo

Asi que Bienvenida al club del insomnio. Supongo que no hay asideros ni recetas mejores.

la resignacion?... rayos yo compre mas corrector para las ojeras y curitas para el corazaon.

(que dios me perdone) jaja

Yair dijo...

Mastúrbate hasta quedar dormida, según leí alguna vez, es buenísima para el insomnio.

Wayne dijo...

suelen encontrarme desnudo en la sala con la mano en el pito

rotabeauvoir dijo...

Jajajaja, no manches!!! es cierto, toooooooooooooooodo esoo, jajaja... y es feísimo tener insomnio... sobre todo porque, de verdad, no se puede hacer uso de el de manera productiva... uno puede quedarse en la cama, con la lap en las piernas, y viendo al mundo a través de la pantallita de la compu... o viendo tele... ay el insomnio...

Ya no se estrese señorita, duerma, duerma duermaaaaaaaaa...

jaja, como hipnosis...

Cuidate mucho, gracias por pasar a mi blog y dejar comentarios taaan bonitos. Es un placer...

Saludos!