29.12.08

Crazy little thing called love

¿Quién rayos dijo que no existe el amor a primera vista?
Lo que me falta son euros para tener estas preciosidades:


Zapatito lila: 62.25 euros
Zapatito verde: 74.38 Euros
Zapatito blanco: 24.47 Euros.





Total en pesos devaluados: $3,112.45



Segunda opción:

Finisimo modelo deportivo : Tijeras, resitol blanco, caja de carton y un par de agujetas.


Sandalia modelo oriental: Un viaje por los botes de basura de los vecinos después del 24 y/o el 31 de diciembre.

Fucking crisis!


25.12.08

Friends will be friends.

Hace algunos años, cuando en la prepa solía hacer vida social conocí a una vieja poca madre. Amiga de las que no se dan en maceta.

Recuerdo a esta mujer como una autentica guerrera. Soportando estoicamente las alusiones que cualquier hijo de puta hiciera al tamaño de su nariz. Cuando uno es adolescente los defectos físicos suelen hacer que desees enclaustrarte de por vida en tu casa.

Las primeras veces que tuve oportunidad de conversar con ella me sorprendió su inusitada madurez, su cruda mordacidad inclinada al lado cómico de lo trágico, su manera de hablar me deslumbro por completo, despreocupada, dicharachera al más puro estilo de película cincuentera de Tin-Tan. Evoco con una sonrisa sus “simones”, sus “suavenas”, sus “vive hasta San Juan de las Pitas” sus “Sutanitos Pérez” y tantas otras frases como sacadas directamente de la Familia Burrón, pero que en su voz sonaban a lo más fresco que yo había escuchado jamás.

Aun tengo presente el primer día que tuvimos un acercamiento real de amistad, andábamos las dos con el ánimo hasta el suelo. Típico de diecisiete añera (antes no había emos), nos sentíamos solas y sin nadie que nos comprendiera (hay cosas que no cambian nunca). Aquélla tarde al verla aparecer sentí como si de repente ninguna pena fuera inconsolable. Me dijo algo que no voy a olvidar mientras siga respirando:

“Que chido que te veo, eres la única persona a la que quisiera ver en un día como este”

Confesándole que a mi me pasaba lo mismo, a partir de aquel día nos volvimos inseparables. Compartimos todas nuestras experiencias desde entonces, yo siempre había sido un poco introvertida y antisocial, pero había algo en esa mujer que no me permitía estacionar en un mood triste por demasiado tiempo, juntas éramos peor que el mismísimo demonio. Me hacían reír tanto sus extravagantes ocurrencias, y no he conocido a nadie con tan ingeniosa capacidad de poner los mejores apodos en todo el mundo. Tengo que reconocer que a partir de ella, soy otra persona, desinhibida y despreocupada, aunque ella solía asegurar que yo más bien era bien valemadres.

La primer peda que me puse fue bajo su experimentada protección. Y a pesar de que mi mal correspondido amor adolescente seguía sin pelarme siquiera, el saber que al llegar al CCH ahí estaría ella para hacerme llevadero cualquier ridículo trauma, era muchísimo más de lo que cualquiera habría podido pedir.

Jamás nos enamoramos del mismo wey, como siempre pasa en este tipo de historias, pero sus antiguas amistades y las mías conspiraban. No podían soportar el hecho de haber sido desplazadas. No sé que suerte de envidia les entro de repente, el caso es que un día me tope con el drama de que ella creía que su novio le ponía el cuerno nada menos con la que esto redacta.
No niego que me dolió, que me cayo cual patada de mula en mitad del culo saber que ella no confiaba en mi, que no tenía motivos para pensar que semejante barrabasada pudiera ser cierta. Así que hice lo único que estaba a la altura; le dije la verdad. Le dije que la única razón por la cual yo le hablaba al susodicho era porque era su novio y pasaban todo el día pegados como mueganos. Así que termino confesando que hubo quienes metieron chismes para que ella creyera esa historia, y también agregó que de cualquier manera ella sabía que yo le gustaba a su wey, y ya para cerrar con broche de oro, insinúo que incluso de ser todo cierto me habría perdonado con tal de no perder mi amistad. Así era Claudia, mi mejor amiga.

El tiempo a pasado y nos alejamos hace lo que me han parecido siglos. Trate sin éxito en más de una ocasión el volver a contactar con ella. No sé a que se debió, pero se que fue ella la que ya no quiso continuar en contacto. La verdad es que ahora eso ya no importa demasiado, difícilmente he conservado una amistad durante muchos años (la mayoría de mis amigos de verdad son hombres y todo se va a la chingada cuando se casan o encuentran pareja). Lo único cierto es que ella por millones de razones que sería incapaz de enumerar, es la persona más valiosa que he conocido en mi vida. Ha sido la única mujer con la que he llevado una amistad, que ha declarado que podría perdonar que le bajara a un novio. A cualquier hombre que lea esto no le parecerá cosa del otro mundo, pero eso es porque los hombres siempre le dan más importancia a la amistad que una mujer, a las mujeres no les puedes hacer nada peor que bajarles un galán (inclúyanse amigos gay), supongo que es su ego el que no puede reponerse de semejante madrazo.

Escribo todo esto como un merecido tributo a ella, a la persona que estuvo ahí para consolarme cuando parecía que nada podría lograrlo, al apoyo incondicional que siempre encontré en sus palabras, a las tantas penas y alegrías que compartimos.

Al sabio precepto que me acompaña siempre desde que ella me lo regalo. Sus palabras de aquella tarde van por mi vida serenándome en momentos de ofuscación:

“Vas a ver que sin tu hacer nada, las cosas van a ponerse solitas en su lugar”

Hablaba de no permitir que mis tripas dominaran mis actos, de no dejarme atrapar por un estupido deseo de venganza.

No me importa que al final no hayas querido seguir siendo parte de mi vida Claudia, lo único que se con toda seguridad, es que siempre habrá un lugar en mis recuerdos reservado para ti. Y créeme es uno de los mejores lugares.

Gracias Claudia, gracias por existir, por aparecerte en mi vida, gracias por estar ahí siempre, aun sin estarlo en absoluto.

Y esta era tu canción favorita flaca, va por ti:

17.12.08

Ground control to Major Tom........

A veces quiero estar lejos de todo, lejos de todos, perderme en la infinita oscuridad del espacio, responder al llamado primordial de mi propia odisea espacial.

Por momentos quisiera olvidar de donde vengo, lo que ha sido mi vida todos estos años, el dolor de estar a solas y rodeada de multitud de desconocidos.

No espero más que ser capaz de olvidar lo que me ha herido, dejar ir los años amargos esperando la llegada de mi alma gemela.

Quiero ser capaz de olvidar el espesor de las tinieblas de amar y no encontrar respuestas. De no tener a quien llamar “mi amor”.

Por último me digo que es la depresión de fin de año, y que aquí no había escrito nada porque no tenía tiempo.

No dejaré de ser quien soy, ni lo deseo. Me ha costado mil tropiezos entender lo que soy y aceptar que no podría ser otra cosa.

La mente en blanco sigue siendo un enigma recurrente. No soy capaz de no pensar en nada o evadirme, ni encuentro los motivos suficientes para negarle otra oportunidad al tiempo.

La realidad me abre los ojos cada día a golpe de amargos hechos. La vida es una mierda y sin embargo, cada vez que lo analizo comprendo que hay algo más allá de lo que a simple vista puedo ver. Una serie de causas que desembocan en efectos insospechados.

Cierro de nuevo los ojos, ya no buscando la utopía, y entiendo que aun así soy parte del universo, no importa que dimensión este ocupando. Y no quiero volver sobre mis pasos buscando un pasado añorado. Tratando de volver mi corazón a Casiopea.

25.11.08

Let the children use it.

“Y si un día cayeras del cielo, con todo lo que implica que alguien caiga de algún lado, sacude el polvo de estrellas de tu ropa y prepárate a dar esperanza a una civilización perdida” (*)

En mis sueños siempre llegas así, cayendo lentamente al principio, pero apurando al final la estrepitosa caída.

En mis sueños, resbalo ventana abajo hasta el suelo que te recibió, te acomodo en mi regazo y te devuelvo la vida. En mi sueño supe que puedo dar vida. Entonces abres tus ojos, que no son como mis ojos. Me reflejan en la totalidad de su negra esfera, la perpetua dilatación de tus pupilas arropa mi imagen, directamente hasta tu recuerdo.

Y entonces las alucinaciones comienzan, me traslado a tu mundo sin moverme del mío. Veo el final de sus tiempos, el comienzo del éxodo, el cumplimiento de las profecías.

En mis sueños nunca logro llegar más lejos que eso. Por eso sigo durmiendo de noche y de día. Comencé a tomar esas pastillas para no dejar ir oportunidad alguna, para llegar más lejos en tu historia.

Una mañana abrí los ojos y al mirarme al espejo no pude reconocerme, es decir, era la misma cara de siempre, el mismo lunar en la sien de toda la vida, pero esas expresiones no eran mías, ni siquiera recuerdo como llegue hasta el espejo. Trate de mover un brazo, pero el cuerpo no me obedecía, seguía mirando el espejo, pero esa imagen, estoy segura, ya no era la mía. Intente bajar la vista tratando de verme los pies, pero mi cabeza se negó a girar, no sé como, pero, seguía viendo através de mis ojos, pero no podía controlar los movimientos de ninguna parte de mi. Mi cuerpo, como un extraño, tenía voluntad propia, de algún modo que recuerdo tan vagamente que no voy a comentarlo, llegue a mi lugar de trabajo, entre a la sala de juntas del corporativo y de pronto me vi rodeada de gente que yo jamás en mi vida había visto.

No podía entender nada de lo que ahí se hablaba, ni siquiera lo que decía yo misma, solo se que contemplábamos todos una pantalla al fondo de la sala. Volví a ver las imágenes de la destrucción de tu mundo, volví a ver el éxodo en masa de mentes teletransportadas a regiones distintas del universo.

Viendo esa pantalla, pues no despegabas mis ojos de ella comencé a comprender todo. Debía tomar esas pastillas, era necesario; no podías tomar mi cuerpo mientras dormía, porque corrías el riesgo de que el tiempo de vigilia llegara y la materia que sustentaba tu esencia podría descomponerse. Ahí estaba todo, en la pantalla. El método para tomar el cuerpo de una criatura terrestre. Había que dormirlos por más de catorce horas continuas, hasta que su mente no estuviera en condiciones de mover ni un músculo debido al aletargamiento de los mismos.

Había la posibilidad de encontrar cuerpos en estas condiciones de manera espontánea, pero una vez que los tomaban resultaba muy difícil controlar la mente invadida, consumían sustancias que incapacitaban al individuo para alojar cómodamente al huésped. Lo vi con toda claridad en la pantalla, estaban por todos lados, mis vecinos, los profesores de la Universidad, el recolector de basura, las monjas, los curas, los conductores del metro, mucha gente que ya no era más gente.

Pero había algo que ellos no soportaban, que ustedes, que tu no soportas. El grito de terror de las mentes ocupadas, ese grito les es perturbador, no pueden con él, necesitan tomar más pastillas.

Había una esperanza: Aun no lograban controlarnos a todos, los principales funcionarios públicos, los artistas, las modelos, los más marginados, el crimen organizado, los poderosos, los evadidos, ellos eran inasequibles. El consumo de sustancias los hacía inutilizables para el alojamiento, no había mayor torpeza que tratar de auspiciarse en uno de ellos. Cuando estaban embotados por las drogas era imposible para el huésped dominar sus movimientos, pero era peor cuando pasaba el efecto. Esas cabezas albergaban tanto horror en sus mentes que superaban en las del huésped, y con creces, el horror del holocausto (el de su mundo).

La vuelta a la normalidad del poseso era el comienzo de la pesadilla de cualquier huésped incauto, ahora tenían la capacidad física de moverse, pero el horror en su interior no cesaba, aun no logro ni quiero entender que podían estar recordando o viviendo los poseídos para causar tal terror en su huésped y en ellos mismos. A los huéspedes los vi revolcarse enfundados en sus nuevos trajes de piel humana, retorcerse grotescamente como en un ritual antiguo. Pero no eran los únicos que sufrían, en realidad, no se alcanzaba a distinguir entre huésped y poseso. Los gritos que empezaban a salir de sus bocas eran un claro unísono de voces humanas y extranjeras.

Yo escuchaba con espanto la aterrada voz humana, pero nada me preparo para ver las muecas poco humanas que mis compañeros en la sala de juntas tenían petrificadas en sus rostros. Los gritos de los de su raza los tenían al borde de sus asientos, algunos vomitaron cuando en la pantalla vieron el proceso de descomposición del cuerpo ocupado. En cosa de segundos esos cuerpos quedaban reducidos a una masa gelatinosa cubriendo los huesos que en la transparencia temblorosa de las carnes asomaban en colores diversos en gamas entre el púrpura y el negro. Una masa deforme ausente ya de cualquier materia gris, ausente ya de cualquier invasor. Muerta en todo sentido.

Aquello fue lo último que mis ojos pudieron contemplar en la pantalla, eso, y una mano introduciendo un puñado de pastillas en mi boca. Por cierto, era mi mano.


*Fragmento de un poema escrito por quien esto narra la primera vez que se presento “el sueño”


16.11.08

If there was only something between us.

Quiere hacer justicia ¿Para que quiere hacer justicia? Ella esta muerta ¿Qué cambiaría su justicia?

El no la amo como yo, en silencio, a deshoras. Noches enteras pensando en ella, en la manera de hacer que me mirara, pero nunca conseguí nada más que hacerla reír, y yo no quería ser un bufón, no, yo merecía mucho más, la amaba más que a nadie, mucho más la ame que a mi mismo.

La primera vez que la vi aquella tarde, mi brazo tembló al extenderle la comunión.

Y la fiebre comenzó.

No cedió hasta meses después. Cuando por fin logre ponerme en pie, averigüe lo más que pude en mi condición sobre aquella dama. No era lugareña, lo cual explicaba porque jamás antes la había visto. Venía de lejos buscando consuelo en la confesión con Monseñor, que al parecer fue su consejero desde su niñez. Esto explicaba el profundo entristecimiento de aquellos ojos, tenía una pena enorme según se rumoro por todo el pueblo, lo cual daba sentido a su negra vestimenta. Estaba obsesionado con encontrarla, la fiebre había cedido, pero, por las noches, escalofríos recorriendo mi cuerpo me fueron convenciendo que no había más remedio, tenía que abandonar los hábitos, tenía que encontrarla antes que mi razón se desvaneciera.

No bien llegué a la población donde habitaba, me relacione en las altas esferas en las que ella se movía. Aprovechando mi falsa condición de sobrino de Monseñor, no me fue difícil relacionarme con ella, perseguirla, asediarla incluso, contando con las cómplices ausencias de su marido, que se alejaba con frecuencia de la ciudad.

La ame más, si se puede, después de conocerla, apreciar tan de cerca su pálido rostro, las finas manos, y aquellos ojos de un azul que perturbaba. Pero nada comparable a su cabello, de un rojo enceguecedor, rojo como el fuego cuando el brillo del atardecer se posaba sobre él. Señor, jamás mis ojos habían contemplado semejante maravilla terrena.

Mi obsesión por ella fue creciendo, la seguía, la espiaba, la vi desnuda en el río tomando un baño, sentí mis venas golpeteando la piel, el cuerpo duro ante la visión de su piel mojada, brillante. Apunto estuve de salir de mi escondite y arrojar mi deseo sobre ella como un buitre. Eso me asusto, antes de ser un hombre santo, jamás había sentido estas cosas, dormí un par de veces con una vecina, mas por insistencia suya que por propia voluntad, pero era gorda y tenía la piel flacida. Pero no existe nada que hubiera podido preparar mi mente para su presencia desnuda, para su mojado cabello, y esa fragancia que a pesar de la distancia llegaba hasta mí. Para el delirio de verla chapoteando entre las aguas.

Desde entonces mis dementes sentimientos fueron intensificados. Le había adjudicado mayor perfección que a una virgen, no había nada que a mis ojos manchara su imagen. Nada que la igualara a las demás impuras mujeres que yo había conocido. Ella era el más alto de mis objetos de culto, su voz me producía visiones de nuestros cuerpos desnudos rodando entre la hierba, cayendo abrazados al río, derramando en sus aguas las nuestras.

Estaba perdido.

Y aquella maldita noche. Ya no debía estar rondando su casa, era pasado ya el tiempo en el que yo solía retirarme, dejarla descansar después de ver su cuerpo desnudo a mi antojo durante el cambio de ropa de dormir. Por no sé que razón seguí apostado en la penumbra por no se cuanto tiempo. De pronto de la nada y sin luces de por medio, una figura esbelta con la cabeza cubierta, se abrió paso en la oscuridad. Era ella. La seguridad con la que hacía el recorrido de la entrada de su casa a la reja de salida delataba una costumbre en su andar nocturno. Oculto entre los arbustos, paso a mi lado sin verme, calándose el capuchón de su abrigo.

Y yo la seguí ¿Qué tenía que estar pasando para que ella abandonara con tanta cautela la seguridad de su hogar a mitad de la noche? No tarde mucho en averiguarlo, solo a unas cuantas casas de la suya detuvo su paso ante una reja con jardín, entro sin llaves, sin tocar, la puerta abierta la esperaba. Por entre la reja pude ver con el corazón retumbando entre mis costillas la dolorosa escena. Un hombre apareció entre las tinieblas; sin saludos previos se trenzaron en un abrazo total de sus cuerpos, rodaron por el pasto del jardín con las manos freneticas revelando sus ansiedades. Después de tal bienvenida se incorporaron y entraron en la casa. Espere afuera hasta casi el amanecer. La vi salir envuelta en su abrigo, el hizo ceder la capucha hacia atrás dejando a merced de la brisa su desordenada maraña de rojos cabellos; le colgó al cuello una suerte de piedra atada a un lazo dorado y mientras se besaban volvió a cubrirle la frente.

Camine calle abajo sin rumbo mientras ella se alejaba por el lado contrario en dirección a su casa. Mi Dios se había derrumbado, mi vida no tenía más sentido.

Justicia... él quiere justicia. Ella esta muerta. Fue torturada cruelmente. Su cuerpo fue hallado por su amante hace dos noches. Y él... quiere justicia. Ella esta muerta, rota y descompuesta. Eso es justicia


6.11.08

El cuento de nunca acabar...


 
Había tierra en el interior de su boca, estaba tirada con la espalda rozando el mugriento muro, entre hojas de un papel extraño. Sus ojos aun parecían rasgar el aire con un cuestionamiento. Su ya de por si pálida piel denotaba ahora una aureola violácea. El cabello, su hermoso cabello rojo hace apenas unas horas mecido por el viento, tieso ahora para siempre más púrpura que nunca embalsamado en sangre.

La escena que contemplo es inaudita. Su desnuda y frágil piel apenas cubierta en ciertas zonas con obscenos recortes, adheridos con materia insospechada. La sangre nunca más fluirá por aquel cuerpo, rojo de placer en otros tiempos, sus manos han quedado crispadas, y su largo cuello aun sustenta la piedra opalina por mis manos colocada.


Quisiera ser ciego en este momento, para no contemplar como sus piernas, hermosas espirales que abrazadas a mi cuerpo en el pasado reflejaran en su brillo la expresión de mi deseo, hoy descompuestas, tal vez rotas muestran desde su interior sus huesos.


El que ha hecho esto, ignoro quien, y no sé a ciencia cierta con que fines se ha empeñado en desaparecer todo resto de belleza alguna, creo distinguir ahora mismo, y apenas logro seguir respirando la mitad de su labio inferior está colgando del resto de la piel de su rostro. Sabía que nunca para mí sería su amor, envuelto estoy aun del estupor, ella me premiaba por portarme bien, y encendía mis deseos con cualquier expresión. No puedo cerrar los ojos a pesar de esta visión, su piel siempre suave a mi tacto, yo siempre incapaz de hacerle daño. ¿Quién atento así contra mi amada? ¿Quién se alegra de verla ultrajada?


Su azul mirada, perdida, domina el cuadro por su expresión. ¿Qué oscura pregunta había en sus labios?, ¿Sabía ella en el momento de inmolarla, la identidad de su captor, de su asesino?, ¿Se preguntaba acaso porque o quiénes?
video

29.10.08

Y es que el PRI y el PAN que hueva me dan, pero al PRD no le tengo fe.

Hace algunas décadas el sueño mexicano era ver al PRI derrotado. Hasta sonaba a utopía acabar por fin con el dinosaurio. La gente harta de crisis y gobiernos populistas buscaba un cambio profundo en la manera en la que se gobierna este país. Hace algunas décadas una multitud de mexicanos tuvieron una esperanza, lucharon por un sueño largamente acariciado.

Y entonces, el sueño se cumplio. Toco el día en el que por fin se vio coronado el esfuerzo de las fuerzas de izquierda, pero algo olía a podrido desde entonces, el partido que asumió el poder, tuvo que valerse de una poderosa carta: el carisma de su candidato. En un mundo mediático donde la apariencia puede más que todo, el partido con mayor esperanza de derrotar en las urnas al llamado dinosaurio, no pudo echar mano de los lideres que por años habían luchado por cambiar el panorama político del país, tuvieron que recurrir al carisma, como he dicho, de un ranchero bigotón, logrando así el objetivo que hizo justificables los medios un 2 de julio del año 2000. Un año que muchos esperaban con la ilusión de comenzar a forjar un nuevo México.

¿Que a pasado después del 2 de Julio de 2000? El presidente de las botas de charol paso de noche por la silla presidencial, tuvo seis años para reiterar el error que se había cometido, para demostrar a todos, una vez más, que no importa quien es el dueño del circo, que el poder corrompe, que no hay manos limpias. Hubo incluso quien pidió el regreso de los ratones, con tal que quitaran a los pendejos. Seis años desperdiciados por el PAN, pero mucho muy bien aprovechados por el cangrejillo playero, que se hizo de tal fama y poder, que casi como a un Mesías se le proclamaba próximo Rey de México, el mismo error del PAN rumbo a las elecciones del 2000, lo cometía el PRD para las de 2006. Haciendo a un lado al eterno luchador de las contiendas por el titulo de presidente (Cuauhtemoc Cárdenas) llevaron a su carta fuerte a la batalla mayor, una batalla que por poquito y no la libramos nosotros, por fortuna no se le hizo llegar a sentarse en la silla, y el poder paso a otras manos de la más tradicional de las maneras: heredado al mismo partido.

Actualmente llevamos dos años de siembra y cosecha de maleantes, quesque porque ahora si el gobierno va a priorizar nuestra seguridad, dizque luchando a brazo partido contra el hampa. Cuentos que hemos escuchado como promesas de campaña a todos los políticos en busca del sueño mexicano: tener el mejor hueso que roer.

Y mientras todo esto sucede, vivimos el despertar del parque jurasico. A este dinosaurio se le declaro muerto, pero solo estaba en estado catatónico. El partido tricolor recupera terreno como solo ellos saben hacerlo, en lo oscurito, sin que nadie se lo espere, para que cuando menos te des cuenta ya te tengan bien ensartado. El año próximo el PRI volverá a ser mayoría. Sorpréndale a quien le sorprenda, en un país en el que se vende de todo y hasta el más pendejo que ni el kinder termino es narco y vive lujosamente aun si se encuentra en prisión, el voto sigue comprándose a la antigua, en eso no ha cambiado nada, una despensa sigue haciendo del pobre un devoto agradecido. ¿Porqué a de sorprendernos que nada cambie si nadie quiere cambiar? O ¿acaso no se ha hecho con hordas de seguidores el legitimo tabasqueño al más puro estilo de la vieja escuela del PRI? (Por fortuna parece que sus bonos están a la baja, como todo lo demás).

La historia de México en este momento me hace recordar las películas de Volver al futuro. En todas salen los mismos actores, en todas parece quedarse alguien atrapado en el tiempo, en todas se repite una y otra vez la misma historia, y en todas invariablemente hay un viejecito achacoso que es bien vivo y se sale con la suya siempre, solo que a este ancianito, el de la historia de México, habría que cambiarle la frase “Santa ciencia” por una más adecuada. Sugiera usted, que aquí estamos para escucharlo.

Y mientras eso sucede, si a usted también le incoforman las cosas y le gusta protestar, le recomiendo visitar la página del palomazo informativo, diviertase escuchando estas originales protestas, si, ha leido bien, diviertase, porque, así son los del palomazo.

22.10.08

Y nos deron las diez y las once.

Hay una serie de cosas que uno puede hacer para alcanzar el más puro estado depresivo. Suponiendo que a alguien le diera la gana deprimirse, he aquí cinco pasos infalibles a seguir:

1. Prende la tele después de media noche y chútate todos los infomerciales, que por todo medio conocido o por conocer te prometen bajar de peso, tener un abdomen plano, cocinar como todo un cheff con el increíble “Cheff Turbo” anunciado por el mismísimo Mr. T, parecer una varita de nardo enfundada en una faja que con su elegante diseño “se te olvido quitarte el baby doll”, te hará lucir espectacular, planchar con los ojos vendados un ciento de camisas en 12 minutos y todo ese tipo de guarradas.

2. Prende la tele después de las doce, cámbiale al canal cuatro y descubre los años que llevas desperdiciados por no acercarte a la iglesia de los brasileñitos, porque según los testimonios ahí presentados basta no solo acercarte al señor, sino a su “Iglesia” (la de la palomita dentro de un corazón) para que todos tus males sean resarcidos, para que no solo veas satisfechas tus necesidades primordiales, sino además solo por el hecho de reconocer que hay un dios, recibirás tales bendiciones que podrás con facilidad hacerte con una mansioncita en el desierto de los leones (con los leones incluidos), y todo esto con la venia de dios.

3. Desvélate pasadas la cero horas viendo televisión y se testigo de cómo se llevan a cabo concursos al por mayor donde los participantes, de menos el día del concurso se llevan la friolera de 10,000 pesitos, si, como lo estas leyendo, lo único que tienes que hacer es tomar tu celular y derrochar tu crédito enviando mensajes, y pedirle a diosito con fervor que seas el afortunado pendejo al que llamen, pero no te preocupes si no ganas, que estos concursos son cosa de todos los días, así que cualquier día de la semana te puedes amanecer con diez mil morlacos en tu s bolsillos, así como por arte de magia.

4. Síguete viendo la televisión hasta después del nuevo día y elige el programa de análisis político de tu preferencia (créeme hay muchas opciones de donde escoger), analiza junto con los expertos en la materia la situación de nuestro país, debate con tu pantallita sobre riesgos, perdidas, pros y contras de la reforma energética, la legalización del gallo, y otros tópicos selectos. Desgréñate junto con ellos defendiendo tu punto de vista, que al fin, no hay quien se entere lo que en esos programas se analiza, los políticos deben tener mejores cosas que hacer, como salir a cenar con sus noviecitas y hacerlas traer en su avión privado.

5. Asómate discretamente a la calle pasadas las doce y testifica las operaciones del narco menudeo, sorprende al vecino dejando sus bolsas de basura en la primer esquina poco concurrida que encuentra, asómate, pero con discreción, que si te descaras, el ladrón de auto estéreos puede girar la vista hacia tu ventana y percatarse que has sido testigo de el robo.

Tener insomnio me esta enloqueciendo, no es que no estuviera ya un poco loca, pero, jamás había pasado una noche entera en vela, viendo la televisión, jamás había escuchado tantas veces en una noche el himno nacional, y apenas ahora me entero que pueden programar a Rosita Fresita a las cinco de la madrugada (¿?). Llegar a tiempo al trabajo (y eso que nunca he sido puntual) cada vez me resulta más difícil, y para colmo a mi jefe le ha dado por madrugar.

Necesito entender a que se deben mis insomnios, o tratar de por lo menos hacerlos productivos, este sería el momento en el que un pensamiento optimista me sugiere leer, tejer, limpiar mi cuarto, lavar mi ropa, o miles de cosas que supuestamente no hago por falta de tiempo, pero, ¡que diablos!, la verdad solo pienso en una actividad por la cual valdría la pena pasar la noche entera despierta, y estaría excelente, de no ser porque ando sin galán, así que ni modo, para la próxima, mínimo, preparare un arsenal de películas y botanas. Que valga la pena no dormir, ¿qué no?.

9.10.08

Las drogas destruyen, paga lo que debes.


Hago todo lo posible por no hacer corajes, ya saben, por ese mito de las canas prematuras. Me tomo tranquilamente la manera en que un compañero de trabajo exhibe los errores ajenos, mientras secretea los propios, no hago más berrinche porque las obras municipales no me permiten llegar a mi trabajo directamente en transporte colectivo, y trato de conservar la serenidad cuando mi jefe insinúa que los errores que él comete son consecuencia de algo que otros olvidamos recordarle.

Lo que no puedo entender es como es posible que el puto ex secretario de hacienda haya hecho un millonario fraude con la venta de Banamex, ahorrándoles a los inocentes y desamparados banqueros los 35 mil millones de pesos que habrían tenido que pagar de impuestos, si Banamex se hubiera vendido de la manera tradicional. El caso es que el angelito urdió un plan en el que supuestamente la institución financiera pondría a la venta acciones del grupo, para que de este modo no tuviera que pagar impuestos, pero dichas acciones jamás se pusieron en venta, porque ya estaba pactado el convenio entre el comprador y Banamex.

No se confundan, no soy bruta, ni nací ayer, ni me chupo el dedo. Lo que me trae cagando demonios es el hecho de que esta noticia no se haya difundido como es debido, pero sobre todo, que ese cabrón ande como si nada (si ya sé que no es novedad), mientras a cualquier otro pendejo contribuyente, como una servidora, le darían una cojida infernal los de hacienda por no pagar sus impuestos. Pero eso si, me queda claro porque se sacan de la manga impuestos pendejos como el IETU, que prácticamente nos dejan en calzones cada mes a los que tenemos que pagarlo, si hay un fraude por esa cantidad de millones, cuenten bien los ceros: 35,000,000,000.00, de algún lado tienen que compensarse las perdidas en el erario, y por supuesto, para no variar teníamos que ser los que siempre cargamos con el peso fiscal de tanta mamada que hacen los que manejan el dinero de LA NACIÓN (jaja).

Y ahora, encima de todo, nos amanecemos con la noticia de la crisis que tendremos que enfrentar, pero no hay que preocuparnos, hay muchas cosas que podemos hacer en casos como este, y que encima, nos beneficiaran:

1. Por fin hacer esa dieta para bajar de peso que tanto necesitamos, ahorrando así en recursos alimenticios.

2. Andar a pie, sirve que quemamos calorías extra, así no tendremos que preocuparnos del alza en las tarifas de transporte.

3. Alumbrarnos con velas, y conservar la energía, que al fin, nada nos cuesta.

4. Una vez que nos corten el suministro de luz, en consecuencia perderemos las costumbres enajenadoras de ver la escuelita de Jorge Ortiz y como en TV Azteca a pesar de las crisis siguen apoyando a cientos de instituciones, con dinero que otros aportan.

5. También dejaremos de perder el tiempo en el Internet, talvez hasta volvamos a leer libros de verdad.

6. Los baños con agua fría, nos devolverán esa juventud que el estrés de la modernidad se ha encargado de quitarnos, a más de ahorrar en cuentas de gas.

7. Volvernos faquires, y enfrentar el desempleo, ¿quien con dos botellas de vidrio en su haber podría declararse desempleado?

8. Vender Avon o Fuller, son también dos opciones para combatir el desempleo, ya hasta seguro social te ofrecen, ¿que más puedes pedir?

Podría continuar con la lista, pero ya me estoy deprimiendo, así que si ustedes tienen otra idea al respecto, este es el momento de que su creatividad saque adelante al país. Y no se preocupen, que otros países han salido adelante de cosas peores, y eso sin contar, que solo tienen un presidente.

18.9.08

Tan lejos y tan cerca.

"Puedes ser el vampiro o la victima, dependiendo quien este alrededor", dice la voz de Bono a mis oídos.

Y yo, no solo quiero ser tu victima, me gusta serlo, pero también quiero chuparte la sangre y mil cosas más. Quiero abusar de ti, obligarte a hacer lo que yo deseo, no darte tregua. Te quiero ver desnudo pidiendo más, una vez que hayas caído en mi seducción.

Quiero que seas la victima, quiero que vengas a mi, que me supliques quedarme a tu lado, que no puedas estar más de un día sin mi, quiero que llores cada noche que no pasas conmigo, que no haya lugar donde te sientas más seguro que a mi lado.

Te deseo, te deseo mucho, te deseo mucho más, te deseo mucho más de lo que puedo soportar.

Quiero ser el vampiro, voy a ser el vampiro, pronto seré yo el vampiro.

Pero, por el momento, soy solo la victima, soy tu victima. Y una victima solo espera. Mi turno ya viene, solo hay que esperar, solamente esperar.




12.9.08

En un bosque de la china.

Ahí les van mis monos:




Por si no entienden el arabe:

-Y ahora ustedes, ¿Qué onda?
-Pues no ves que el Dr. (el Dr. es nuestro mero jefe) dijo que vinieramos de chinas.
-!Si, de chinas poblanas mensas!


Felices fiestas, no tomen mucho, no vayan a acabar como el caballo del corrido: con el hocico sangrando.

8.9.08

Estrategia.

En la oficina hablando de cualquier cosa:

...

Pollita: Y que se organizara un intercambio de parejas, ¿no?

Kiddo: ¡Cálmate swinger!

Pollita: ¿Te imaginas Puerquis?, ¿tú podrías hacer algo así?

Kiddo: No lo creo.

Pollita: Ha de ser bien feo ver como tu wey lo hace con otra y ¿que tal si lo disfruta más que contigo?

Kiddo: No, pues, yo si le ponía unos madrazos a la vieja. ¿Qué paso? Si estos huevitos nada más yo los revuelvo.

Pollita: Pero lo bueno podría ser cuando te toque a ti hacerlo con el otro.

Kiddo: Uta, si, imagínate, tu ahí, hasta aullando, ¿no?

Pollita: Si, para que vea lo que se siente, hasta le haría más a la payasada.

Kiddo: ¡A huevo!

Lo bueno de ser fiel, es que probablemente no te pase lo que a Sharon:

4.9.08

Del amor y la estupidez en 10 sencillas rolas.

Parte II

“Después de amarnos, nos odiamos”

Nos vamos juntos. Otra vez vuelvo a la prepa, otra vez con él ochentakilero panzón de mis desvelos, envueltos ambos en una historia de amor y odio interminable (esta palabra significa que a ninguno de los dos le importa detenerlo, no que no acabara jamás, ¿de acuerdo?). La pasión hizo lo suyo para iniciar el ir y venir de esta relación tan loca y absurda. Las poses que se suelen manejar en la etapa adolescente, época en la cual uno se interesa más que nunca en hacer imagen pública (como si fueras a volver a ver por lo menos a la mitad de los compañeros de aquel tiempo) echaron abajo durante mucho tiempo la posibilidad de ser sinceros y reconocer que nos estábamos clavando en serio. La verdad es que la historia termina como siempre el más duro de pelar cae al fin postrado ante el aferrado; pero, si lo sabre yo, un aferrado de corazón solo se interesa en la persona que le da sentido a su actitud de reto (ya saben, esa de:”yo veo como le hago, pero éste cae, porque cae”) en cuanto logran el objetivo desaparece la razón de la obsesión, y entonces deja un corazón roto, el primero de la lista.

“Pon carita de pena, que ya sabes que haré todo lo que tu quieras”

Rojitas las orejas. Alguien con quien besas, acaricias, lames, chupas y nalgueas como nunca lo habías hecho, y no porque no sepas hacerlo, sino porque hasta que te lo topas no sabías que alguien podía inspirarte tus mayores esfuerzos en las artes sexuales. Harás lo que sea por esa persona, es lo que algunos suelen llamar estar enculado, no hay lugar donde desees estar más, que en cualquiera donde puedas manosearlo a gusto, besarlo en lugares de su cuerpo que el jamás podrá ver, a menos, claro, que sea contorsionista. Cuando estas cosas pasan, a uno se le olvida, pierde toda noción de lo que la palabra decencia significa, el tiempo a su lado es oro y poco será el esfuerzo que se deba hacer con tal de tener sexo con él, donde sea, y he dicho “donde sea”.

“Y todo pudo haber sido perfecto, nuestro amor pudo ser eterno”

Hoy aquí mañana vete. No hay nada más estupido, a veces, que decirle a alguien una innecesaria verdad. Para terminar una relación lo único que hace falta es decir hasta aquí, no es necesario regodearte en el dolor ajeno diciendo que los últimos días has estado viendo a otras personas y que no sabes lo que realmente sientes, pero que si realmente sintieras algo, no habrías salido con otras. Y encima querer dejar abierta una puerta, por si lo demás no sale bien, ya me parece el colmo del cinismo. ¡Lo que hay que aguantar!

“Me enterraste con tus uñas, en la tierra inferior”

Energía. Cuando alguien vence tu voluntad, te dejas ir, y no ves consecuencias, te asomas solo ocasionalmente a ver los estragos que el nuevo capitán de abordo va ocasionándole a tus naves. Ya no puedes caer más bajo, ya no hay a donde huir, ya no hay energía para buscar salidas, estas en el hoyo y persistes en cavar más hondo. En algún momento tu orgullo se impone, talvez el rencor, el deseo de decirle a alguien ¿Te acuerdas todo lo que me hiciste?, pues me viene guango. Y aquí estoy, me escape, ya no seré tuya nunca más.

“Que me sigo mordiendo noche y día las uñas del rencor”

Todavía una canción de amor. Hay alguien allá afuera, lejos de mis dominios, alguien que estuvo, esa persona que siempre esta, la que va y viene, la que llega y es siempre recibida, la que se va y deja cada vez la certeza de su vuelta. A esa persona que no le digo nunca nada, a la que beso sin esperanzas a futuro, la que un día por su gusto se fue y me dejo por otra, pero vuelve con el tiempo y no me deja del todo, esa a la que aun no se a ciencia cierta lo que me inspira, pero no es para nada indiferencia, seguramente por eso es que le seguiré debiendo una canción de amor, aunque siga mordiéndome noche y día las uñas del rencor, porque cuando pudo hacerlo, no me eligió a mi.

Podría seguir contando acerca de lo mal que me ha ido en el amor, pero, este post ya estuvo demasiado largo y la verdad, también hubo momentos que ameritaron aguantar todas esas cosas que ahora se supone no volveré a hacer por nadie más (casi me lo creo), y ya habrá otra ocasión para hablar de los momentos memorables.

29.8.08

Del amor y la estupidez en 10 sencillas rolas.

Parte I

“Hoy no habría corazones rotos, si tu quisieras”

Si tú quisieras. Canción del español grupo La Unión que acompaño mis preparatorianos desvelos. Me traía muerta un chico pesado (80 kilitos nomás) que no parecía notar que yo literalmente babeaba por él, bueno, en realidad no creo que no lo notara, pero ya saben, los hombres siempre se van a perseguir a las chicas buenas y bien portadas incapaces decir una sola mala palabra, ni tan siquiera una maldición (aunque yo siempre las he llamado hipócritas, pero bueno), recuerdo haber pasado tardes grises y lluviosas con el walkman (si, un walkman de verdad, de los que sacabas tu casette y lo recorrías con tu plumita bic) a todo volumen escuchando esa canción .Yo sólo quería una oportunidad, y como soy bien aferrada, pues al final si la conseguí.

“Hoy te he borrado de mi paciencia, hoy fui capaz”

La despedida. Esta vez Manu Chao ambienta el desolado panorama de perder a alguien que es mucho más que un amigo: Perder a la persona que nos apasiona, que hace girar más a prisa el mundo, o que al menos ocasiona un caos estomacal cada vez que se aproxima a mí. Sigo pensando que duele más perder a un amigo con derechos que perder a alguien que oficialmente es nuestra pareja, pero que a la hora de los besos y la pasión extrema no llena nuestras expectativas. No hay nada más rico que besuquearte con alguien a quien no tienes la obligación de llamarle por su cumpleaños o tener que acordarte que tuvo exámenes para no olvidar que debes preguntarle como le fue, esa persona a la cual no tienes que andarle rogando para volver a verla, solamente porque un día te fue imposible asistir a una cita con él. Es mucho más adictiva esta clase de relación, por eso cuando acaba uno tiene que terapearse con frases del tipo “ya estoy curado, anestesiado, ya me he olvidado de ti” o mi favorita “ya no te espero, ya no te llamo, ya no me engaño”. Si, como no.

“Que ya no puedo continuar espiando, día y noche tu llegada adivinando”

Algo contigo. Andrés Calamaro, a veces endulza su rasposita voz y le salen cosas como ésta, y aparece justo en el momento exacto en el que vivo esta historia de amor-amistad-pacto de no tocar-acuerdo de no hay más que amistad-aunque ambos nos sabemos atraídos por el otro. Hacer el tonto es fácil, pero sobre todo después de topar con pared en el enredo de dejarte llevar un día. ¿Para qué le preguntas a alguien si desea que esto continúe?, si al final, a pesar de ser tú el primero que afirmo que así lo deseaba, te quedas con quien ya estabas, dejando pasar a esta persona con la que sabes que las cosas se habrían puesto buenas. Pues bien, no me lo pregunten a mí, que yo fui quien tuvo que esperar años para escuchar frases parecidas a las de esta canción: “hace falta que te diga que me muero por tener algo contigo”. Si, seguro, y yo me seguiré preguntando ¿Habría confesado igual sus sentimientos si no hubiese estado de por medio el hecho de que yo tenía en esos momentos la perspectiva de una pareja formal? Naa, esas cosas nunca pasan, no a mí por lo menos.

“Me arde y me quema, saber que no vas a volver”

Me arde. Calamaro me mata por varias razones, pero la principal es que por alguna casualidad del destino siempre que traigo pedos sentimentales, se aparece por ahí en mi reproductor de mp3 con la canción exacta para rasparle a la llaga. Cuando uno termina una relación puede haber millones de canciones que vengan a colación y te hagan chillar como marrano en matadero, pero Oh!, my cat!, cuando alguien esta cien por ciento seguro que esa persona no va a volver, aun si bajaras luna, estrellas y luceros, ¿Qué más queda por hacer que arderse hasta el último límite permitido? Rascarle a la herida hasta que quede en su último y monumental tamaño, para que todo el mundo se de cuenta que nos duele, que nos mata, que nos arde, que disimular no es tan fácil


“Todos veían que se hundía menos yo”

Rumbo errado. Saber que alguien no esta a tu lado por los motivos correctos, o al menos por los que tu quisieras: Darle más de lo que sabes que merece, y todo con tal de según nuestro ingenuo esfuerzo, conseguir que se de cuenta de lo mucho que merecemos su amor. El absurdo más total es cuando abres los ojos y te das cuenta que el que no merecía nada, no eras tu precisamente, desde luego, esto lo aceptas hasta que ya te rompieron todita la madre y te dejaron en banca rota, y pues bueno, ya no quiero seguir contando esto (snif).

Aquí no acaba todo, ya lo deben haber notado, puesto que el título anuncia diez rolas y solamente llevo cinco. Espere la parte dos en el próximo post.

19.8.08

Déme cuatro para llevar y seis para ir comiendo.

La comida chatarra es deliciosa, no imagino un placer comparado a degustar una deliciosa gordita de chicharrón, con su respectiva salsa. Y que tal la sensación en la boca de deslizar un bocado de una quesadilla de pollo con queso. Las garnachas son una debilidad que la mayor parte de los mexicanos no podemos dejar de consumir ¿O acaso alguien puede decir que no ha saboreado una torta cubana? ¿Quién que se precie de tener boca y dientes es capaz en su sano juicio de declinar la oferta de empacarse una orden de tacos dorados de pollo (acompañados con guacamole no tienen comparación)?

Cuando uno es adolescente y en promedio hasta la edad de veintinueve años uno puede tragarse sin pena la cantidad que se le antoje de tacos al pastor, hamburguesas con doble queso, pizzas, tamales, huaraches, tostadas y platos de pozole. El organismo a esa edad es eficiente y realiza tal cantidad de actividades que no hay que ponerse a dieta, ni preocuparse por ir al gimnasio; ninguna de esas hamburguesas le dará forma a tus caderas, ni habrá taco por grasoso que éste sea que se transforme en materia lonjeril.

Desgraciadamente el sueño se termina después de los treinta, el sedentarismo del trabajo de oficina, la falta de tiempo para realizar actividades físicas y la necesidad de comer en la calle hacen bastante difícil el proceso de quemar esas calorías que a los veinticuatro nos pelaban los dientes.

El viernes cumplí treinta y cuatro años, y aproximadamente veintiséis de tragar garnachas (lo siento pero, la palabra garnacha solo debe ser pronunciada junto al verbo tragar) y no me arrepiento de ninguna de las quesadillas, gorditas, pambazos, tacos, tlacoyos, tostadas, tamales, tortas, enchiladas y un largo etcétera que mi organismo a procesado através de estos largos y felizmente garnacheros años.

La ingesta de garnachas y el consumo de tabaco a lo largo de los años que llevo en el planeta han producido en mi físico transformaciones con las que tengo que vérmelas a diario, cosa nada fácil cuando uno acostumbra obedecer al capricho de sus deseos.

Como los juegos de azar, en esto de la comida chatarra hay que saber cuando detenerse, porque en caso de seguir por la ruta del colesterol las estadísticas presagian malos tiempos.

Habrá que retomar las frutas y verduras a las que renuncie por comodidad y por placer, razones más que suficientes para hacer lo que uno hace durante la totalidad de su segunda década de vida. Tendré que tomar agua en lugar de juguitos procesados, dejar de una vez por todas el cigarro, y ejercitar este trajecito que todavía aguanta mínimo otras tres décadas en óptimas condiciones, bueno, eso espero.

Garnachas:
No les digo adiós, sino hasta luego, nos vemos los fines de semana para continuar nuestro idilio, que lo sepan todos, nunca podría dejarlas para siempre.

8.8.08

Así es como todo comienza.

Sus ojos cerrados, sus manos frías,
Una sucia calle, la lluvia en su pelo.
Levanté la mirada, luna llena,
Sangre derramada, mi boca.

Un flash, un golpe.
Un flas, su muerte.

Mis ojos extasiados, lluvia.
Mis manos empapadas, sangre.
La lluvia disuelve el río,
Se mezclan y corren juntas.

Un flash, sus manos.
Un flash, mi enojo.

Ira desbordada, miedo.
Un golpe, un labio roto,
Llanto, pavor, coraje.
Mi cara empapada se contrae
Mi cuerpo herido, una fisura.
Ira, pavor, coraje.

Un flash, la roca.
Un flash, su sangre.

Unas piernas que tiemblan desde entonces.
Una visión, una fisura, ira desbordada.
Una calle sucia, su muerte, mis manos.

Un flash, venganza.
Un flash, la nausea.

La lluvia en su pelo, cayendo en mi cara.
Sus ojos, un golpe, mi boca sangrando.
Una fisura, mi cuerpo, el suyo.

Miedo, dolor, rabia
Mi fisura, su cuerpo, mi herida
Mi cuerpo herido en su fisura

Un flash, la nada
Un flash, mi cuerpo


Tomo una roca, rabia
Su cuerpo, una fisura, sangre
Su herida, su muerte

Su vida, mi muerte, su sangre
Su herida, su muerte
Mis ojos extasiados, rojo
La lluvia, mi cuerpo,
Fisuras, mis manos,
Su sangre, la roca
Mi cuerpo, sus manos...
Desmayo

Un flas, su vida
Un flash, mi muerte.


1.8.08

Bailo semidesnuda en una banda de surf





Ya estoy en una banda de surf. No tengo talentos musicales, así que soy la dancer de la banda. Y esta es la portada del disco que acabamos de hacer.

Si también deseas tener tu propio disco, solo debes hacer lo siguiente:


1. Para obtener el nombre de tu banda: Da click aquí , el título del artículo que te salga será el nombre de tu banda.
2. El título para el disco lo obtienes acá: Da click aquí y las últimas 4 palabras de la última cita, serán el nombre de tu disco.
3. Para el diseño de la portada: Da click aquí y elige una de las imágenes que salen, esa será tu portada.
4. Diseña tu portada y lánzate al estrellato.

Suerte al bajar las fotos.

Nada es para siempre.

Cierro los ojos.
Vuelo.
Se acercan buenos tiempos.
Caigo de mi nube,
Y por primera vez es bueno.

Tomo aire.
Respiro profundo.
Enciendo un cigarrillo.
Despierto,
Me espabilo.

Canto una vez más esta canción,
Pero ha dejado de tener sentido,
Al menos el sentido que tenía.

Me guiño un ojo ante el espejo.
Sonrío.

A partir de mí,
Todo es nuevo.

Me sacudo el polvo y giro.
Nunca más contigo.
Aliviada suspiro.



Y esto es ya solo nostalgia, amor, nunca más:

25.7.08

Corrígeme si me equivoco.

Hay historias sin fin en esto de las decepciones amorosas, historias circulares, de ida y vuelta, con membresías VIP en el club de los corazones rotos.
Sabes que va a salir todo mal y aun sabiéndolo, te vale madres y regresas a golpearte la espinilla en el mismo pinche mueble. Debería haber una regla universal que prohíba volvernos a enamorar de la misma persona, aunque, uno no puede asegurar si realmente te has vuelto a enamorar o es que jamás dejaste de estarlo.

En estos casos no cuenta la experiencia, no importa lo duro que haya sido el golpe, al parecer creemos que el placer que obtienes a cambio hace que valga la pena el viacrucis que ya se ve venir. Como que los que nos metemos en este tipo de camisas de once varas, tenemos alma de boxeador y por lo tanto, nos encanta que nos rompan el hocico. Ahí vamos siempre con la ilusa esperanza de que ahora si, van a salir bien las cosas. Según nosotros, la vida ya nos ha hecho demasiadas chingaderas, como para que no nos deba esta, y tenga por fuerza que ponerse a mano. Incluso hasta nos sentimos valientes y osados por volver a intentarlo.

Y yo quisiera saber ¿qué demonios tenemos en la cabeza, que nos hace pensar semejantes pendejadas?

Al final pasa lo mismo de siempre, uno se estrella inevitablemente, lo ve venir con toda claridad, lo sabe a ciencia cierta, y sin embargo, no acierta siquiera a meter las manos.

Así es, hay personas con la capacidad (supongo que nosotros mismos se las otorgamos, al parecer sin fecha de expiración) de hacernos caer una y otra vez con sus encantos (no pocas veces escasos), simplemente basta volver a verlos después de mucho tiempo, una vez que a uno se le han disipado los resquemores de lo que fue. O probablemente se debe a que uno ya trae integrado ese espíritu anti rencores que a veces más nos estorba que ayudarnos. Quién sabe porque, damos por hecho que, si después de lo que nos hicieron, aún tienen la osadía de hablarnos como si nada hubiera pasado, significa que han cambiado y que desean reparar sus errores del pasado.




Después de levantarme del suelo donde estuve carcajeándome por casi cinco minutos de semejante ocurrencia en la última oración, prosigo:

No sé donde leí que el ser humado es el único animal que comete el error de tropezar dos veces con el mismo obstáculo (¿no que muy chingones?, esto los animales lo aprenden por pura experiencia, se supone que con nuestro intelecto esto debería ser pan comido), yo creo que hay que agregar en desagravio nuestro, que el hombre ha de ser el único animal capaz de sentir amor (a menos que el otro animal en cuestion sea un protagonista de películas de Disney), porque de otro modo, en teoría, la experiencia debería ser suficiente, al menos eso es lo que la lógica indica, pero, ¿qué lógica puede haber en la mente de un individuo que al primer “mi alma” vuelve a dar las nalgas? Obvio, ninguna.

Conclusión: como dice Lenny Kravitz, esto no se acaba, hasta que se acaba (‘cause baby, it ain´t over till it´s over), ha de pasar las veces necesarias para que uno sepa con quién se esta metiendo, se ha de repetir hasta que alguno de los dos entienda que ya no hay como, ni para que, y aunque hubiera como, no hay por donde, y el para que perdiera sentido sin el como, y… eso me recordó al súper agente 86, al que a propósito del tema, siempre le salían las cosas bien por pura chiripa. Así que de hecho, la conclusión es esta: a menos que seas el súper agente 86, ni creas que regresar con un antiguo y tormentoso amor es una buena idea. La próxima vez que te topes con uno, procura salir corriendo en dirección opuesta sin detenerte hasta llegar a donde tu terapeuta (persona que te cobra por hacer lo que hace un amigo gratis) o si lo tienes, tu mejor amigo (persona que te terapea gratis con el plus de decirte que no seas pendejo antes de cada frase y que rara vez te cobra tus consultas nocturnas) se encuentren en ese momento. Huye, que en el peor de los casos más valdrá que digan: “aquí corrió”, que: “ya chafeo”.
Y para amenizar el momento y no salir del ambiente Calamaresco que rige mis actuales días, ahí les va esta rola (personas adictas al dolor: corran por los chicharos o galletas de animalito)



Y para despejar las últimas dudas que les queden, vean lo mal que se verán en el proceso, aunque las cosas al final les salgan bien:

16.7.08

Por un segundo de tu cuerpo doy el mundo.

Por puro pinche coraje, entre a ver cuanto pagan en España por llenarse las orejotas de Andrés Calamaro. No voy a pagar 1, 100 del águila por verlo lo más cerca posible, pero, mucho menos pagaré 280 por verlo al tamaño de una hormiga en los palomares del Auditorio Nacional, mientras en la madre patria la entrada general es de 23 euros (algo así como 390 pinchis pesos devaluados).
El pedo de que un artista se presente en el auditorio, es que los organizadores son los ganones, pues según lo que entiendo del negocio, los artistas cobran por presentación. Así que cuando viene un artista digamos Internacional, pero especialmente en el caso de Calamaro, se sabe de sobra que va a llenar un lugar más grande, y como solo dará conciertos en dos ciudades (La del Tequila y la de las Tunas) a huevo que los fans de corazón van a ir, ni modo de esperar a ver si luego regresa (que tal si se nos muere de una sobredosis). Entonces los organizadores piensan: estos cabrones pagaran lo que sea por ver a ese pendejo (esos cabrones no respetan al artista), así que nos dejan caer las entradas en tres botes de leche y cuatro bolsas de pañales de la Vale, más la propina del cerillo y el taxi de regreso a mi casa.
No estoy diciendo que en otras condiciones no pagaría lo propio por ver a un cabrón que me ha sacado involuntarias lágrimas, y que por primera vez se da un roll por estas tierras. Pero como ando más quebrada que un cacahuate en piñata decembrina, voy a tener que conformarme con seguir escuchando en mi reproductor mp3 al autor de unas rolas que hace años me han dado los mejores sound tracks de mis tragedias sentimentales, o que me han sacado los huevos suficientes para mandar al diablo a algún que otro patán, o mejor aun, que me han consolado en esas noches en las que la soledad amenaza con agenciarme con una depresión de dimensiones considerables.
El caso es que sé con toda seguridad dos cosas, uno, que no voy a poder asistir a ver el tan esperado concierto, y dos, que después de llenar un auditorio, no va a venir de nuevo para girarla por localillos y antruchos en los que uno decentemente paga trescientos varos, por estar a toda madre bien cerquita del artista, tomándose unas chelitas, bautizadas, si quieres, pero, en un ambiente más cercano y calido.
Yo lo que digo es, si yo pagará esos 1,100, y supiera que no son para llenar un pinche bolsillo de organizadores sin respeto por los espectadores que les están manteniendo el negocio, con gusto los pagaría. Pero tristemente no es así, por eso luego vienen artistas dizque muy chingones que normalmente traen unos shows poca madre, y aquí presentan sus conciertos sin mayores pretenciones que las que tiene un músico del metro, es decir, no presentan el show que dan en Alemania u otro país de primer mundo, no señor, vienen aquí, y ponen tres mendigos foquitos rojos, dos azules y cuatro amarillos, y uno sale feliz, porque al final pues tu vas a escuchar música, pero, ¿acaso es algo justo? Y encima pagamos más que aquellos.
Por el momento no me queda más remedio que seguir chillando.¡pues que otra!. Pero lo que no quiero es dejar pasar la oportunidad de poner esta rolita del aludido músico argentino que tantos suspiros (míos por supuesto) ha levantado.

10.7.08

De el Piporro a José José, y de Chava Flores a José Fors

Desde que tengo memoria, en mi casa siempre había un radio prendido, eso debe ser común en cualquier casa, se podría pensar, pero en mi casa no había televisión, al menos recuerdo haber pasado una larga temporada de mi vida en la que no la hubo. Mis padres son de Querétaro ambos de zonas rurales, así que a mi padre le latía escuchar la estación del barrilito (la Sinfonola), ni sé si aun existe. No sé mucho de los gustos musicales de esa época de mi mamá porque cuando yo tuve edad de recordar ya tenía cuatro hermanos mayores de 7, 9, 11 y 14 años (yo tenía cinco), así que se adueñaban del radio en la semana y los domingos le tocaba a mi padre.
A mis hermanos les gustaban cosas raras, bueno, pensándolo bien, yo empecé a tener gustos raros a partir de la secundaria (considerando lo que escuchaba entonces), anterior a eso me refine todo el repertorio de música de mis cinco parientes más cercanos, debe ser por eso que me son tan familiares Pedro Infante, Antonio Aguilar, José Alfredo Jiménez, Miguel Aceves Mejía, Cornelio Reyna, Los Tigres del Norte (todos ellos influencia del viejo). Por parte de mis hermanos hay tanto que mencionar, al mayor le gustaban cosas bien extremosas, así que una mañana entera podíamos pasarla escuchando a los Bukis, para después refinarnos la hora de los Beatles por las tardes en Radio Capital (salía a la una, eso no lo olvido, era de mis favoritas), también le latía Queen, The Doors, y en general la programación de Azul 89, que era y sigue siendo música pop en inglés y de ahí podíamos pasar hasta Demis Roussos y otras linduras. A mi hermana mayor le latía escuchar Radio Centro, donde pasaban y seguirán pasando las baladas más melosas y melcocheras de la música en español, por aquellos tiempos recuerdo a ídolos del momento como Rafael, Camilo Sesto, Roberto Carlos, Emmanuel, Miguel Bosé y el imprescindible José José, también había baladistas mujeres como Amanda Miguel, Dulce, Estelita Núñez, Manuela Torres, etc. Y súmenle las horas en las que pasaban las canciones antiguas, pero “¿clásicas?” de Leo dan, King Clave, Los Solitarios, Los Angeles Negros, y un megamadral de grupos, más los programas dedicados al rock & roll en espanol sesentero, con Tin Tops y Enrique Gúzmán a bordo, junto con Cesar Costa y otros weyes que no recuerdo.

A mi otra hermana lo que la mataba, y la matará siempre es Juan Gabriel (favor de incluirlo en las dos listas de arriba) y todos sus interpretes. Mi hermano dos años mayor que yo compartió conmigo toda esa avalancha de géneros, así que no citare sus gustos porque no me influyeron tanto, de hecho aún no me explico porque el término siendo salsero de corazón.

El caso es que a partir de que tuvieron tele y no me dejaban elegir la programación, decidí dedicar mis horas libres a rolar por el dial de mi radio, y descubrí un mundo más allá de Capital, Radio Centro, y La Sinfonola.

Descubrí que había una música prohibida y llena de peladeces que me hacía sentir cosas nuevas cuando la escuchaba; Botellita de Jerez y Rodrigo González principalmente (no me gusta el TRI), llego la movida española de los ochenta a la ciudad de los nopales y el pulque, y mis orejitas se llenaron de Toreros Muertos, Alaska, y no me apena decirlo de los Hombres G, Radio Futura, Joaquín Sabina, La Orquesta Mondragón (hola mi amor, yo soy el lobo) y muchísimos más , el rock argentino con su Charly García, Soda Stereo, Enanos Verdes, Virus , Fito Páez, y todos esos grupos que aparecen en sin fin de antologías de rock en español de los 80’s. En secundaría renuncie a las Flans para volverme el bicho raro, todas las compañeras alucinaban con la Banda Timbiriche y Luis Miguel (que raro, ¿no? Algunas cosas nunca cambian)
En la prepa empecé por apreciar más el pop británico de Elthon John, se habían vuelto iconos The Police, U2, The Cure y Depeche, ya luego vino el tiempo del metal ligero y de ese género sólo me gustaba Guns & Roses que se escuchaban por doquier, entonces llego Aerosmith (bueno, ya estaban, pero agarrarón su segundo aire), Lenny Kravitz y Red Hot Chilli Peppers (sigo alucinando con Give it away now), y en esa época me enamore de la musica de David Bowie por siempre y para siempre.
Estoy dejando fuera de este recuento, sin intención, a muchísimos más grupos y músicos solistas que lograron que hoy sea esta extraña mezcla de influencias musicales, pero como ya me extendí mucho, aquí le voy a parar.

La intención de contar todo esto es que por más que quiera no podría concebir mi vida sin haber escuchado todo lo que arriba menciono y más. Estoy de acuerdo en que uno va dejando las tendencias que de familia viene heredando para buscar su propio camino en la extensísima gama de música que este mundo nos ofrece, ¿Qué seríamos si nos quedamos con lo que nos dan y no buscamos nuestra propia identidad musical?.

Pero dentro de toda mi historia en esto de la música, tengo que hacer referencia a las “otras” rolas, esas que no podríamos considerar nunca como nuestras influencias musicales, pero que nos han hecho reír y divertirnos, porque jamás imaginamos que alguien podría ponerle música a estas hilarantes letras, porque están cantadas con un estilacho único, o porque están tan folk que dan ternura.

Esta es mi lista de canciones que no son clásicos, ni el típico Top Ten con lo más in, es un agradecimiento al kitch por existir, un reconocimiento a la cultura popular musical que difícilmente sacamos a colación, pero que ahí esta, y que no puedo decir que no es parte de mi vida, me se estas canciones por alguna razón, me gustan por algo, y no me apena decirlo. Ahí les van:


El andariego- Cornelio Reyna
La tertulia- Chava Flores
La mula chula- Antonio Aguilar
Abrazado de un poste- Lorenzo de Monteclaro
Ya vas carnal- Gerardo Reyes
La interesada- Chava Flores
Natalio Reyes Colas- El piporro
Agustín Jaime- El piporro
La Ley del Monte- Vicente Fernández
El Mudo- La Sonora Santanera

Si no conocen alguna, y desean escucharlas, todas están en You Tube. Yo solo les dejo una del Piporro con Jaime López que esta bien chingona. Disfrútenla (también se aceptan mentadas).

27.6.08

"Que Dios nos salve"

Que la titular de la Secretaría de educación, Cultura y Deporte de Matamoros (SECUDE) haya cedido a presiones de grupos católicos y conservadores referente al concierto que dará Molotov el 4 de Julio en esta ciudad, haciendo el ridículo al llamar a los menores a no escuchar “esa música de locos”, y exhortando a los mayores a no pagar por “oír mentadas de madre”, no me sorprende, tampoco que los haya mandado a disfrutar en familia del concierto de La Rondalla del Colegio San Juan Siglo XXI.

Los Molotov no son de hecho los músicos más virtuosos de México, pero es un espectáculo equiparable al de la lucha libre, los asistentes saben que habrá mentadas de madre, por eso van, es su manera de sacar toda la presión de no poder decirle en su cara al jefe lo que piensan de cómo los esta negreando, de hecho me consta que una buena sesión de mentadas de madre, relaja más que un masaje, un baño sauna, o una hora en un jacuzzi. Uno no va a que le mienten a su jefecita, si no todo lo contrario, va porque sabe que puede liberar muchas energías, y salir como nuevo después del griterío, cosa que pasa en cualquier concierto que se precie de serlo.

Si, ya se que los que vayan al concierto de la Rondalla del Colegio San Juan Siglo XXI no van a salir en las mismas condiciones, pero, imaginemos por un momento que te veas obligado a asistir a ver a La Rondalla (porque esas cosas pasan, a veces en la escuela te dan puntos extra en ciertas materias, si compras el boleto y demuestras tu asistencia a dichos recitales, o peor aun te bajan puntos si no asistes), ¿cuantas veces vas a mentarle la madre mentalmente a los maestros, al director, y la propia Rondalla?, y siendo un espectáculo musical olvidarte de echarte un sueño que compense tu presencia en el recinto, especialmente si, como es un espectáculo que se “disfruta en familia”, tienes a un lado a tu sacrosanta propinándote un pellizco cada vez que bostezas. Cuanta represión, ¿no?

¿Y la libertad de expresión? ¿Daña más un concierto de mentadas directas, o uno en el Castillo de Chapultepec al que solo pueden entrar los más adinerados del país, a los cuales ni siquiera les gusta Elthon John, pero no pueden dejar de presumir que ahí estuvieron? ¿Por qué carajos tiene una titular de lo que sea el derecho de decirme lo que puedo o no ver? ¿También es opcional leer las noticias de decomisos en Tamaulipas, porque la señora podría argumentar, que en lugar de leer noticias de esta índole, podemos leer algo más constructivo o incluso nos recomendara leer solamente noticias que podamos compartir en familia? ¿En serio piensan que el degenere se va a detener prohibiendo cosas? ¿De verdad se la cree cuando imagina un mundo más sano con gente responsable y capaz de cambiar al mundo porque en lugar de oír rechiflas se deleito en su juventud con la Rondalla del Colegio San Juan Siglo XXI?

Aclaro que nada tengo en contra de la susodicha Rondalla, ni de la gente que disfruta ese tipo de conciertos. Mi punto es que, si hay derecho a ver a RBD, a Madonna, a los Temerarios, al Reencuentro, a U2, o a la Rondalla del Colegio San Juan Siglo XXI, ¿porqué no lo hay a ver a Molotov? Cada quién paga por ver lo que le gusta, y es su problema si es un grupo fresa, grupero, dark, progresivo, ñoño, o lo que sea. Finalmente esto es un negocio, de eso vive mucha gente, no solo los músicos. Con esos criterios nada sorprendería que luego quieran cerrar todos los hoteles de paso, porque esa tampoco es una diversión que se pueda disfrutar en familia. Señores, todos cogemos, todos tenemos preferencias musicales diversas, y todos tenemos derecho a gastar nuestro dinero en lo que mejor nos parezca. Al final todos ganamos, nos ofrecen un servicio, pagamos por ello, satisfacemos nuestros deseos y se generan utilidades, negocio redondo. De cualquier modo, sus quejas solo han servido para dar promoción al concierto de Molotov, y eso ya deberían saberlo.
Y para todos aquellos que dicen que las letras de molotov las escribiría cualquier niño de primaria, pues ahí les dejo esto, para que lo corrijan sus chamacos menores de 12 años.

19.6.08

Y ahora me arrepiento.

Algo que a todos nos tiene que pasar alguna vez, es quedarnos como imbeciles dejando pasar una oportunidad de oro con alguien con quién además teníamos hartas ganas de que algo pasara.
Típico que por miedo a que todo salga del nabo, nos quedamos con las ganas, aunque sea clarísimo que la otra persona anda volando igual de bajo que nosotros.
Cuando volteamos a ver que dejamos ir la única oportunidad, porque después de que esto pasa, las cosas se enfrían (es una ley de Murphy) y no hay retorno, ya ni llorar es bueno.
Pero, sé de una todavía más dolorosa situación. Esa en la que finalmente, después de meses de andarse haciendo pendejos, por fin los dos consiguen un encuentro de bocas, manos, piernas, caderas, ugh!, y un profundísimo etcétera. Y al final, se despiden con cara de zombies y el corazón a todo volumen, pero ya desde ese momento con la certeza de que fue por única ocasión.
No sé porque demonios, pero, así es, no llamamos, a pesar de estar muriéndonos de ganas, pero eso sí, estamos más al pendiente del teléfono que si nos fueran a llamar par decirnos que ganamos la lotería, los pronósticos deportivos o el melate. Una espera absurda ya que sabemos muy bien que tampoco la otra persona va a llamarnos, y en caso de que lo haga nos pondremos en la posición de: “Si el no habla del asunto, yo ni lo menciono”. Total que ninguno de los dos dice lo que quiere decir y al final todo acaba en un desgaste emocional más fuerte que si no hubiera llamado. ¿Porqué demonios pasan estas cosas? Tengo diversas teorías para aclarar esta duda, las cuales enumero a continuación:

1 Cobardía: No nos creemos lo suficientemente a la altura de la otra persona, y pensamos que aun si nos diera una oportunidad, no tardaríamos en echarlo a perder, así que preferimos evitarnos la molestia.

2 Seguridad emocional: Sabemos perfectamente que jamás antes alguien nos había hecho sentir lo que esta persona, entendemos que será un constante desajuste de tripas el tratar de tener algo serio con el(ella), y no nos cabe la menor duda de ello, si tomamos en cuenta la falta de apetito que tan solo haber tomado esta decisión nos produce.

3 Me quedo con lo seguro: Por más que en el fondo de nuestro ser nos queda clarísimo que este wey o vieja es el amor de nuestra vida, apelamos a la fidelidad que debemos a nuestra actual pareja, a pesar de lo gris que la(o) vemos a partir de lo ocurrido con el o la susodicha (como si nos fuera a costar mucho trabajo volver a ponerle el cuerno con cualquier otro(a) que se nos atraviese luego).

4 Solo estaba jugando: Pensamos que podrán hacernos pedazos si hablamos de algo serio, pues podría suceder que la otra persona solamente nos haya tomado por algo casual, nos veríamos muy mal forzando la situación por algo que al otro no le interesa ni tan siquiera volver a mencionar. Y el miedo al rechazo, si que esta cabrón.

5 No quiero perder su amistad: Este caso en particular solo aplica a aquellas personas que de verdad se han enamorado de sus verdaderos amigos, y saben que podrían perder más de lo que ganan si la relación se va al caño.

Estos son en mi experiencia los motivos por los cuales uno es lo suficientemente bruto como para dejar ir a alguien que significaba demasiado para nosotros. De cualquier manera, no es reconfortante conocer los motivos, más bien, nos deja aun mas claro lo pendejos que fuimos por no darnos la oportunidad, por no luchar, por bajar los brazos resignados. Y aunque al final queramos confortarnos pensando que pues a ultimas eso ya paso, cada ves que escuchemos esa canción que nos hace recordarlo(a) volverá la miseria de saber que pudo haber sido de otro modo, si tan solo no lo hubiéramos pensado tanto. Y ahí estamos otra vez lamentándonos de nuestra falta de coraje, sabiendo que estábamos a una llamada de tenerlo todo, a un “¿Porqué no lo intentamos?” de obtener un ansiado “si”. Pero eso, fue hace mucho, muco tiempo.

12.6.08

Influencia.




No dormir, deambular, no pensar más que en todo lo que sientes cada vez que le miras.
Caer bajo su influjo.
Dejarte ir, confiar, presentir solamente la caída, y aun así, ansiarla.

Resbalar vertiginosamente por las paredes del deseo ajeno. Convocar su presencia con el solo pensamiento. Sentir su dominio, desvanecer dudas con pura esperanza, querer creer, creerle.

Moverte sin saber, por inercia, o mejor, por acato, dejarle tomar el mando, ya no saber. Actuar sin estar. Moverte bajo su influencia. La resistencia, es solo una vaga insinuación, que no tomaras en cuenta, un ruido lejano en la conciencia, apenas audible.

Estás perdido, lo sabes, y la verdad es que ni siquiera te importa demasiado. Te resignas a correr con la suerte que te espera, a dejarlo al azar, a las cuerdas que te mueven, ¿Al destino?


11.6.08

Música de fondo para tarde nublada.

El clima nublado, el dolor de cabeza, los escalofríos y la sensación de andar entre nubes que anuncian una gripe sin precedentes, no hacen más que producirme lapsos insólitos de nostalgia por lo que fue y por lo que no fue.
Me hacen volver a momentos insuperables de mi vida. Las tardes lluviosas, siempre te remiten a otras tardes lluviosas de gloriosos encuentros. Un aroma que se graba en la memoria para siempre. El olvido no es definitivo, bajo ciertas circunstancias. Sabes que ya no amas a quién fue, pero sabes que jamás dejaras de amar lo que fue. Deseas estar otra vez ahí, haciendo el amor a escondidas como todo buen adolescente, y besar esos labios que fueron los primeros, pero que no serían los últimos de ninguna manera. Sabes que nunca habrá tanto morbo como entonces que recién lo descubres, y que los vértigos atestados a tu estomago cada vez que te tocan ya no serán los de antaño jamás. Y te presientes sensual bajo una piel tan caliente como la tuya. Besas como nunca vas a volver a hacerlo, con la noción de que son los besos más dulces, te prendes fuego pensando en como prenderle fuego al contrario. El frió esta afuera, y nada más. Tú, solo sabes de llamas, de espasmos, de urgencia por no tener puestos más que los calcetines.
Es tu iniciación, afuera alguien celebra jubiloso un gol, adentro, adentro ardes, te disuelves, te ausentas de la vida y sus juegos de pelota. Tu juego de pelotas es más intenso, y los goles se anotan de un solo lado de la pizarra.

30.5.08

HASTA LA VISTA BABY



Me ando estrenando on line como monera, no tengo grandes recursos, pero, se hace lo más que se puede. Aloha.

21.5.08

¿Ya estoy curado?

Con la absurda ilución de quién ingenuamente piensa que se acabo, se suelen escribir este tipo de canciones. No sé a quién le salan más la herida, si a quién compuso semejante oda al autoengaño, o a quienes como yo la escuchan mil veces con la absurda esperanza de que se vuelva cierta la sentencia: "Ya estan domados mis sentimientos, mejor así"
Más, aun en el colmo del paroxismo, se escucha y se repite con singular pasión la exaltada frase "ya no me engaño", que cinísmo oculto entre tanto dolor. Se acepta la perdida, pero con el hondo deseo de que no sea así, y aun en esa circunstancia, decir "ya no me engaño", es el engaño más grande de todos.

Porque muy en el fondo, o bastante en la superficie, estamos seguros de que al final, en nuestro sentir, como en la canción, prevalecera, un dilucidador: "Te espero siempre mi amor, cada hora cada día, cada minuto que yo viva"

Palabras que al final confieren a una rola, en su forma esperanzadora, un fondo de pura decepción que logra situarla, y por mucho, en los niveles de lo que se suele llamar una rola de ardidos(o hecha para cuando nos quema y recalcitra el abandono de nuestro peor es nada).

Es una rola de ardidos, porque la esperanza que al principio se representa en el hecho de afirmar que "ya estas curado", se trastoca gradualmente en profunda desilución, cuando comprendes que al final, la esperanza que realmente quisieras tener, es la de que ese perfido(a) embustero(a) regrese contigo. Por eso casi escupes (o vomitas, lo que se prefiera) las ultimas palabras: "No te olvido y te espero", porque eso es lo que realmente quisieras que pasara, aunque,sabes perfectamente que no va a ser así, de otro modo, para que habrías de querer engañarte diciendo por principio de cuentas "Ya me he olvidado de ti".
Dan ganas de llorar, ¿o qué?

12.5.08

You, mother fu....

Se supone que el día de las madres, todas las madres deberíamos amanecer con un obsequio en ciernes. Yo no sé en que parte de las estadísticas estoy yo, como madre soltera que no tiene contacto con el progenitor de su hija, pero no creo que el porcentaje sea muy pequeño. El caso es que la llegada del 10 de mayo es cada día más engorrosa para mi, es cierto que tengo una madre a la cual festejar, pero no se siente bonito ver a todo mundo abriendo obsequios alrededor, mi hija aun es muy pequeña como para entender que el 10 de mayo es un día que se ha señalado para que la mercadotecnia una vez más haga de las suyas.

Pero luego uno también se pone a pensar en las personas que recién perdieron a su madre, en los que les importa tan poco que la tienen viviendo en un asilo, en los que no saben ni quién los parió, en los que tienen una, solo para sacarlos de sus aprietos económicos, o con la ley, en las que fueron madres por instantes y después vieron morir a sus hijos, en las que al ver en lo que sus hijos se han convertido desearon no haberlos parido, en los que tienen madres dominantes, y en fin, acabo comprendiendo que madres e hijos somos solo seres humanos, y que por muy deprimida que me ponga el día de las madres, siempre habrá alguien que las este pasando más negras que yo.

Estoy segura que en cuanto mi hija tenga edad de que alguien le diga “que poca madre”, no va a tener ninguna razón de sentirse aludida, talvez no tenga padre, pero madre si tiene, y mucha.

No recibí regalos por el día de las madres, ni llamadas de amigos felicitándome, pero se que soy madre porque así lo decidí, y eso me hace sentirme mucho, pero muchísimo mejor, después de todo, lo que nos hace ser buenas madres son cosas que no necesitan reconocimiento, porque las hacemos por amor.

Hoy es lunes y ya se acabo la fiebre de regalos, flores, canciones cursis, festivales, rifas, eventos proselitistas con despensitas chafas incluidas, y demás delirios que solo se llevan a cabo una vez al año en conmemoración de las autoras de nuestros días. Es un lunes perfecto e impersonal para regalarle a mis oídos lo que el alma ha estado deseando todo este fin de semana: una rola que levante. Y como yo no soy envidiosa la comparto con quien quiera escucharla.


24.4.08

Escribir por ejemplo.

Escribir en un blog, no es tan fácil como podría suponerse. Esa es quizás una de las razones por las cuales preferí decantarme por un vlog (las otras: mi amor por la música y una inconmensurable obsesión por las imágenes en movimiento). En mi experiencia leyendo blogs, se que tenemos gran variedad decategorías, algunas bastante populares, hay críticos de cine, de política, los que nacieron para hacernos reír con sus anécdotas, los escritores, los moneros y un basto etcétera, o los que como yo prefieren ponerle más imagen que palabras. Aunque al principio mi intención era la de escribir, cuando no supe que poner, me di cuenta que este blog tenía que ser un diario, y por fuerza debía tener un soundtrack, y entonces la idea de tener un vlog me entusiasmo cada vez más. Ahora me doy cuenta que lo más difícil de todo es ir dejando poco a poco caer la ropa, es como un strip tease, uno tiene que irse midiendo para que el cliente no termine antes de agenciarle el mayor numero posible de bebidas. Por eso es tan importante el soundtrack, porque no es lo mismo desnudarte con “La del moño colorado”, que con una rola que de verdad te hace sentir que le vas a dejar ir al cliente bien despacito y sin darse cuenta las ganas de seguir dejando billetes en tu tanguita. Una rola que te coloque tanto que sepas que realmente lo estas disfrutando, que ya no te pesa desnudarte, sino que te libera a tal punto que cuando solo te queda por tirar al suelo los últimos diez centímetros de tela ya no sabes quien disfruto más, si el cliente o tu mismo.
De unos días a la fecha he encontrado que ya me cuesta menos decir lo que tengo que decir, la banda sonora es mi guía, y sería bastante complicado encontrarme con que no hay tal música ni imágenes por ningún lado, pero apelo a la certeza de no ser la única persona en el mundo con algún gusto fuera de lo ordinario.
El nombre del vlog no es mera coincidencia, todo lo que con el se relaciona it´s only love, mi amor por la música, mi amor por escribir, mi amor por la imagen y ¿porque no? Mi amor por desnudarme. Desnudarte como un stripper, porque al final, cuando ya no puedes estar más encuerado, el cliente sigue ignorando quien eres, a pesar de saber todo sobre ti. El cliente te sigue llamando Kiddo, tu nombre de artista (ja), y cuando por fin el cliente te pone el primer billetito en la tanga (los comments), entonces, y solo entonces, empiezas a preguntarte: Why should I feel the way I do?


21.4.08

What it takes?

¿Cómo demonios hacemos para no aferrarnos y dejarlo pasar? ¿Qué se hace en caso de abandono sin explicaciones? ¿Qué demonios paso que fue mejor dar la espalda y ni adios decir, es decir, si te vi, ni me acuerdo? ¿Porqué nos abandonan siempre cuando de verdad nos estamos clavando? ¿Quién demonios nos mando volver a confiar a ciegas? ¿Cómo pueden nuestros ex hacerlo en la misma cama donde lo hicieron con nosotros? ¿Cuánto tiempo ha de pasar para dejar de pensar en alguien? ¿Y cómo se supone que el dolor pueda desvanecerse? Preguntas eternamente sin respuesta.
Hay que poner cara de pocos amigos y seguir adelante, con suerte nos toque ser a la próxima el ganador de un juego al que todos somos adictos. Si es verdad que el amor apesta, ¿cómo es que todo mundo quiere darse su embarradita?

10.4.08

Cursi, y ¿qué?

Porque también tengo derecho a creer, aunque las cosas siempre me salgan mal. O como dicen por ahí, si no lo tengo, por lo menos me lo imagino.

18.3.08

Here I stand in isolation

Amarte y no estar contigo. Necesitarte y saber que ya no estas. Querer besarte, derretirme por ti, anhelarte, no cesar de llevarte en mis deseos.
Perder siempre y no asumirme perdedora, seguir tratando sabiendo que no hay por donde.
Vivir con la certeza, pero con la necedad y el empecinamiento.
Dejar de amarte no puedo, y tu no vuelves, no llamas, no sabes que aun por ti sigo aquí "In isolation".